Unicef enfrenta desafíos en zona del Caribe afectada por huracanes

558

Naciones Unidas, 25 mar (PL) El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia tiene hoy varios retos en la zona del Caribe: a seis meses del paso de poderosos huracanes aún queda trabajo de rehabilitación y se acerca una nueva temporada ciclónica.

A pesar del esfuerzo humanitario masivo en el área durante los últimos meses, todavía hay muchos pendientes para rehabilitar el daño en la infraestructura de agua y saneamiento tras los huracanes Irma y María, señala un reporte de Unicef.

Según dijo la directora regional de Unicef para América Latina y el Caribe, María Cristina Perceval, mientras los niños lo necesiten o estén en peligro continuarán trabajando incansablemente para que ellos puedan mirar hacia el futuro con esperanzas.

‘El objetivo es mitigar el impacto en niños, niñas y mujeres y garantizar un rápido retorno a la normalidad’.

Después de los huracanes, Unicef respondió de inmediato movilizando suministros y recursos humanos para satisfacer las necesidades de los afectados y salvar sus vidas, apuntó.

Ahora, añadió, al trabajo de rehabilitación se suma el de preparación para reducir y minimizar el daño potencial frente a una nueva temporada de huracanes.

El acceso al agua potable y segura, y el trabajo encaminado a prevenir el brote y la transmisión de enfermedades transmitidas por el agua (como el cólera y la diarrea) figuran entre las labores priorizadas.

Además, en cuanto a la protección de los niños también se realizan actividades psicosociales y de capacitación.

Con la próxima temporada de huracanes en el Caribe que comienza oficialmente el 1 de junio, Unicef y otras agencias de la ONU desarrollan proyectos para mejorar las capacidades y reducir la vulnerabilidad a nivel nacional y comunitario.

Junto a las acciones de respuesta a emergencias, Unicef continúa su labor para contribuir a una región inclusiva, equitativa y próspera que garantice servicios de calidad y apoyo a los niños en áreas de educación, protección infantil y social y realización de sus derechos.

En septiembre de 2017, al menos 1,4 millones de personas -incluidos 357 mil niños- fueron afectados por dos huracanes de categoría 5 que causaron estragos en Anguila, Antigua y Barbuda, Cuba, Dominica, Haití, las Islas Vírgenes Británicas y Turcos y Caicos.

Compartir