Presidente Morales y primera dama Patricia de Morales entregan obra para la atención de salud en Jocotán, Chiquimula, en esfuerzo mutuo con iniciativa privada

373

Redacción AGN(*)/Foto: Óscar Dávila

Jocotán, Chiquimula, Guatemala, 8 nov (AGN).- El presidente de Guatemala, Jimmy Morales, y la primera dama Patricia Marroquín de Morales, entregaron hoy una importante obra para la atención de salud en Jocotán, Chiquimula, desarrollada con el apoyo de la iniciativa privada.

Se trata de un Centro de Atención Permanente (CAP) que beneficiará a los 406.422 habitantes a través de la ampliación de la cobertura de los servicios de salud.

“Gracias a Dios por este día, por el Centro y por el corazón con deseo de servir de todos ustedes”, dijo la esposa del mandatario durante el acto de entrega de la obra que lleva su nombre.

Advirtió que el proyecto no hubiera sido posible si no se hubieran unido todos los corazones con deseo de servir. “Ya está aquí, hecho realidad y me siento muy feliz que lleve mi nombre”.

Expresó sentirse “comprometida” con el país y en actitud de servir “para que la ayuda pueda llegar al que más lo necesite”. Advirtió que este compromiso lo mantendrá siendo Primera Dama, pero también “donde esté”.

Instó a “trabajar juntos, para servir” y comentó que “así se hizo esta vez”, con el apoyo de la Fundación Tigo, Cementos Progreso, la fundación Esperanza de Vida, el Ejército, Gobierno y la municipalidad de Jocotán, “todos unidos”.

La esposa del Presidente agradeció al Ejército por su disponibilidad permanente para servir y ayudar y dijo que con esa actitud son “ejemplo de lucha que demuestra que las cosas se pueden lograr”.

También agradeció al Presidente, su esposo, por “esa fortaleza” que le permite siempre “levantarse, por mucho que sea el cansancio, el estres o la crítica. Siempre se levanta. Estoy orgullosa del hombre que Dios me dio como esposo -dijo-“.

Por su parte, el presidente Morales destacó la decisión de la iniciativa de participar y “compartir con nosotros” un CAP. Reconoció al mismo tiempo el compromiso de la administración municipal para que “lo que se ha sembrado pueda seguir creciendo” y que en el futuro permita que “todos quieran ir a Jocotán, por los servicios de salud”.

Agradeció a los ministerios de Salud y Defensa, así como de Desarrollo Social por su participación. A la vez, reconoció el apoyo que su administración ha recibido de la Fundación Esperanza de Vida que permitió abastecer de medicinas muchos hospitales en el primer año de su administración.

Recordó que “Dios hace milagros y nos ayuda a fortalecer nuestra fe” y “nuestra necesidad de dar”. Advirtió que la posibilidad de “dar” permite “generar esperanza en aquellos que necesitan más que nosotros”.

citando a Facundo Cabral y a la Madre Teresa, el Presidente dijo que “hay que dar hasta que duela, no dar lo que sobra: hay que dar un poquito más y esa necesidad de dar se tiene que fundamentar en una necesidad más grande: en la necesidad de aquella persona que necesita nuestra mano para salir adelante”.

Entonces, recordó cómo el Ejército de Guatemala mantiene como principio ofrecer dos manos para servir. “Esa es la actitud”, dijo.

Encuentro con la realidad de Jocotán

El jefe de Gobierno recordó como hace cerca de dos años llegó a Jocotán en el inicio de los convoyes organizados por el Ejército. “Venimos porque la región chortí, aparte que padecía mucha pobreza, también era la que registraba los mayores índices de desnutrición infantil y había muchos temas que había que resolver”.

Explicó que decidió visitar el centro de salud donde se encontró con la dramática realidad: “lo que teníamos para atención de partos, literalmente, era una habitación con una cama”.

“Me dijeron que atendían cerca de 1.500 partos al año y que en el caso de otros 1.500, las mujeres tenían que salir en ambulancia hasta los hospitales de Zacapa o Chiquimula, porque los nacimientos eran entre 3.000 y 3.200 y el año entrante serían 3.500 partos”, recordó.

“En ese momento dijimos: hay que hacer algo y empezamos a pedir ayuda”, explicó el mandatario al dar cuenta que el alcalde del lugar fue el primero en ofrecer dos manzanas de terreno. Así comenzó el proyecto del CAP que se entregó este día.

Historias de vida para compartir

El mandatario también compartió dos historias de vida de personas que lo acompañaban en la mesa principal. El señor Mario López, de la Fundación Tigo, quien batalló para vencer la enfermedad del cáncer y su propia esposa, la señora Marroquín de Morales, quien fue sietemesina y debió permanecer en incubadora dos meses.

“De todo corazón, me siento muy orgulloso de compartir mi vida y estos momentos con ella”, expresó después de reconocerla como una mujer “luchadora y trabajadora” y describir cómo “se va tarde a descansar y se levanta desde muy temprano para atender a sus hijos y esposo antes de dedicarse a muchas labores de servicio a Guatemala”.

Por eso, consideró que era “lindo” ver el nombre de su esposa en el CAP de Jocotán porque “siempre ha ayudado a los niños y mujeres embarazadas” y “Dios la premio con la posibilidad de estar al frente de la Secretaría de Obras Sociales de la Esposa del Presidente, donde trabaja dando impulso a los programas Mis años dorados, Mujeres emprendedoras y Creciendo Seguro”.

De ahi que el mandatario invitó a la población de Jocotán a compartir y comunicar sus propios testimonios de vida pues dijo que esto permite “estimular el orgullo municipal, local. Llamar la atención del mundo por cosas buenas; llamar a todos para conocer Jocotán, porque, aparte de que hay cosas lindas, lo más lindo es su gente, y por eso debemos trabajar por su gente, para que sea sana, y, la segunda cosa, estudiar”.

Características y servicios del CAP

El nuevo centro prestará servicio las 24 horas en ginecoobstetricia, cuidados materno-infantiles y pediatría.

Además, el CAP se concentrará en atender las necesidades de la población a largo plazo, especialmente en enfermedades inmunoprevenibles, infecciones respiratorias agudas, enfermedades transmitidas por alimentos y agua y enfermedades vasculares.

El proyecto contó con una inversión de 8,5 millones de quetzales y fue construido para cubrir las necesidades de salud de la población y mejorar la calidad de servicios que se ofrecen a los habitantes.

Además del CAP, los vecinos cuentan con un Centro de Salud tipo B, el cual fue construido hace 33 años, por lo que la nueva infraestructura garantizará mayor comodidad y mejores instalaciones para atender a los chiquimultecos.

El Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) será la entidad encargada del CAP y destinará el próximo año 7,84 millones de quetzales para su funcionamiento.

  • Con apoyo de Lucía Contreras, periodista de la AGN, enviada
Compartir