Primera Dama de Guatemala instala tres proyectos de beneficio social para San Cristóbal Totonicapán

359

Marlyn Valdez/Leonel Jiménez

San Cristóbal Totonicapán, Totonicapán (Guatemala), 3 dic (AGN).- La primera dama de Guatemala, Patricia Marroquín de Morales, instaló hoy tres programas y un centro para atender a la población del municipio de San Cristóbal Totonicapán, departamento de Totonicapán.

“Estamos comprometidos en trabajar con amor, está es una muestra del amor que les tenemos a nuestros niños. Hagamos lo mejor cada día para ayudar a quien lo necesita”, dijo Marroquín de Morales durante el acto de inauguración de las instalaciones.

La esposa del presidente de Guatemala, Jimmy Morales, entregó a la población de San Cristóbal Totonicapán un Centro de Atención de Desarrollo Infantil (CADI) que atenderá a 20 niños del lugar.

En este centrol cada niño contará con materiales lúdicos para su aprendizaje desde la primera etapa de su vida, con salas de juegos, descansos, estudio y alimentos de primera calidad, preparados con la higiene respectiva.

Además, un centro de Mis Años Dorados para atender a 60 adultos mayores, el Centro de Educación Especial para niños y jóvenes hasta los 14 años que tengan alguna discapacidad física, intelectual, sensorial o auditiva, además de proporcionar servicios médicos y sociales. Todos los servicios serán gratuitos.

El Centro de Educación tiene clínicas de evaluación y pediatría. Además, áreas en donde los menores reciben terapias para tratar las diferentes discapacidades que poseen, así como una tina para su rehabilitación, y una clínica de odontogía para atención de los menores que requieren del servicio.

“Abrimos este centro en el Día Internacional de Personas con Discapacidad, son personas que necesitan de nuestra atención y merecen los mismos derechos que todos”, dijo Marroquín de Morales.

Durante su visita al municipio de San Cristóbal Totonicapán, la Primera Dama de Guatemala también inauguró la Feria Paseo Artesanal, donde 1.200 mujeres exponen sus productos de manufactura para venderlos, y la jornada médica que atendió a 500 personas.

 

Compartir