Presidente de Guatemala hace llamado a la paz y a la unidad y reafirma defensa de soberanía de la Nación

396

Foto: Óscar Dávila

Ciudad de Guatemala, 12 sep (AGN).- El presidente de Guatemala, Jimmy Morales, lanzó hoy dos llamados: a la paz y a la unidad, en un mensaje dirigido a los guatemaltecos en la sesión solemne del Congreso con motivo de la celebración del 197 aniversario de la independencia, en el que también reafirmó su decisión de defender la soberanía de la Nación.

El mandatario destacó la fe, como un factor que identifica y une a los guatemaltecos y se basó en la invocación a Dios contenida en la Constitución Política de la República de 1985 para resaltar el decisivo valor de la libertad, como uno de los principios fundamentales que permitieron la fortaleza y el desarrollo de países poderosos.

“Hay países que se han hecho muy poderosos por su anhelo de libertad y su identidad, misma que se basa en la libertad”, expresó.

“Es por ello -reflexionó- que las grandes naciones se construyen en el respeto y protección fiel, por sobre todas las cosas de su soberanía”.

De ahí que, advirtió: “No es un pecado, sino por el contrario, es un buen ejemplo que hemos seguido de otras naciones y que nosotros debemos seguir”.

Citó los casos de Francia, Inglaterra y “de forma sumamente sostenida” Estados Unidos. “Son países que han proclamado la libertad como uno de sus principales estandartes”, señaló.

Por eso, dijo que “es importante mencionarlo en este momento de celebración de nuestras fiestas de independencia, porque si bien son ejemplo, también ellos, al igual que todos los países, se sienten muy contentos y celebran con nosotros que somos libres, soberanos e independientes”.

El mandatario se dirigió entonces a un palco de honor, con representantes de la comunidad internacional invitados a la sesión solemne, y expresó: “Agradecemos a la comunidad internacional que nos acompaña porque está celebrando con nosotros esa independencia y esa soberanía”.

La fe, como identidad

El jefe de Gobierno citó algunos ejemplos de países con marcados factores culturales que los identifican. En el caso de Guatemala, dijo que el principal factor es la fe, tal como lo demuestra la invocación a Dios contenida en el preámbulo de la Constitución de 1985 y que también dijo encontrar en el Acta de Independencia de 1821 y que “sigue vivo y latente en el corazón de nuestro pueblo”.

“La fe es es la certeza de lo que no se ve. Es la convicción de algo que se espera y que puede ser”, reflexionó.

Destacó cómo esa fe unió “verdaderas marchas” de cientos de miles de guatemaltecos que “creen en la vida y en la familia”.

Recordó que “en esas manifestaciones las personas caminaban juntas, orando y cantando” y que en ellas “nadie agredía”.

Se preguntó entonces si en Guatemala hay libre ejercicio del pensamiento y una Constitución que lo garantiza. Tras advertir que sí se tienen advirtió que “libertad no representa abusar, golpear, manchar, romper”.

Entonces recordó un poema que dijo gusta repetir a sus hijos: “No te pares donde hay escándalo callejero, simplemente dedícate a tus cosas y eso hazlo de corazón”.

Mensaje concluyente

“Analizando el sentir de nuestros antepasados, de nuestros próceres, de nuestros padres, de nuestros asambleístas de los años 80, del mensaje de nuestras marchas que hablan de la fe, de la vida y la familia, puedo decir que aun como estado laico, respetamos esa ley, somos un pueblo creyente, que busca la paz y que es unido por la fe. Eso nos une y nos da identidad para defender nuestra Constitución y a nuestra Guatemala”, declaró.

Cerró su intervención expresando: “Hoy, con esa gran necesidad de trabajar y producir en paz, hago un llamado más a la unidad, a la celebración cívica de nuestra independencia”.

 

Compartir