Jornada mundial de la juventud: Una oportunidad para la integración de los pueblos (editorial Secretaría General del SICA)

39

Foto tomada de: www.nodal.am

Editorial Secretaría General del SICA 

 Panamá, país miembro del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), alberga durante esta semana la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), un espacio que busca elevar la voz por más y mejores oportunidades para los jóvenes de la región.

En estos días, Panamá, espera la llegada de más de 250 mil jóvenes (200 mil extranjeros y 50 mil locales), de entre 15 y 30 años, provenientes de 190 países pertenecientes a los cinco continentes del mundo.

Se ha mencionado en diversos medios, que la sede se realiza en Panamá para “ilusionar a los miles de jóvenes que viven esa cruda realidad centroamericana y del área, jóvenes que se ven forzados a emigrar, jóvenes que muchas veces caen en manos del narcotráfico y de tantas realidades que vive nuestra juventud, pero jóvenes que también están ilusionados y que lo que están esperando es oportunidades”.

La Jornada Mundial de la Juventud representa un incentivo frente a los retos y desafíos que los jóvenes enfrentan en la región. Por lo que, con la JMJ, se espera contar con una plataforma para que el mundo pueda conocer la cultura de Centroamérica, caracterizada por el calor humano, sencillez y alegría.

En ese sentido, el Secretario General del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), Vinicio Cerezo, en varias oportunidades ha realizado llamados a la juventud centroamericana para comprometerse con el desarrollo de los pueblos, darle continuidad al proceso de integración y “profundizar acciones que transformen a Centroamérica y la conviertan en una región de paz, desarrollo, libertad y democracia que siempre hemos soñado”, ha indicado el titular de la Secretaría General del SICA.

La región tiene el potencial para brindar mejores oportunidades para el desarrollo de los pueblos, por lo que el Secretario General ha mencionado la importancia de trabajar por un nuevo modelo de desarrollo que logre dinamizar las ventajas competitivas que posee Centroamérica y que permita transformar el rostro de la región.

Desde 1986 y 1987, los presidentes centroamericanos a través de los Acuerdos de Esquipulas I y II, reiteraron que el dinamismo de la juventud se constituye como el motor para la lucha por el desarrollo de nuestros pueblos; asimismo, destacaron que la nueva era democrática de la región se fundamenta en la incansable inspiración de la juventud por transformar su realidad y luchar por la Centroamérica que anhelan, a pesar de las adversidades que se presenten.

Este documento aparece en este enlacehttps://bit.ly/2AZFFUM

Compartir