Informe de Gobierno: Biobardas detienen el 85% de desechos que contaminan ríos y Guatemala gana aplausos del Foro Económico Mundial

41

Lucía Contreras/Foto: William Meoño, Marvin García y Álvaro Interiano

Ciudad de Guatemala, 14 ene (AGN).- Un 85 por ciento de desechos sólidos que contaminan los ríos logran ser detenidos a través de la implementación de biobardas en 2018, una acción cumplida por la actual administración elogiada por el Foro Económico Mundial.

Durante el discurso de presentación de su informe de tercer año de gobierno, el presidente de Guatemala, Jimmy Morales, destacó que las biobardas recibieron el reconocimiento internacional por parte del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés).

El sistema, que fue catalogado por el WEF como “una de las cinco innovaciones más inspiradoras y relevantes en temas ambientales a nivel mundial”, se instaló en el lago de Amatitlán y en el río Motagua, entre otros, mientras el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN) trabaja para su aplicación en otros afluentes en todo el país.

Además, ambas cuencas hídricas cuentan con otros sistemas y esfuerzos que permiten un mejor manejo de residuos y desechos sólidos, explicó el mandatario.

Recursos hídricos: centro de interés presidencial

Asimismo, el mandatario añadió que su gobierno ha enfatizado la protección a los recursos hídricos a través de la implementación de plantas de tratamiento de aguas residuales.

“Cuando iniciamos nuestro gobierno encontramos solamente 47 plantas de tratamiento de aguas negras; al día de hoy, tenemos 178 en operación y entrarán a funcionar otras 100 en los próximos días”, añadió.

Por otra parte, el presidente Morales catalogó como “una prioridad estratégica” al ordenamiento y uso sostenible de los recursos naturales.

En esta línea, mencionó que en 2018 se continuaron con las acciones para “mantener y aumentar la cobertura forestal”, a través de la Ley de fomento al establecimiento, recuperación, restauración, manejo, producción y protección de bosques en Guatemala, también denominada Probosque.

Bajo esta ley, hasta 2018 se establecieron 3.800 hectáreas de plantaciones forestales y sistemas agroforestales y 16.202 hectáreas en fase de mantenimiento.

Además, se protegieron 72.000 hectáreas de bosques naturales ya existentes y se incorporaron 20.808 hectáreas nuevas.

 

Compartir