Foto. Mingob

Guatemala, 15 jul (ACAN-EFE).- La tasa de criminalidad en Guatemala bajó un 8 por ciento y la de homicidios un 6 por ciento en lo que va de año, dijo hoy el ministro de Gobernación (Interior), Francisco Rivas, aunque reconoció que ese “resultado no es suficiente”.

Guatemala sigue siendo uno de los más violentos del mundo con una media de 16 asesinatos al día.

El combate a la criminalidad en Guatemala se ha traducido en una disminución de 130 homicidios en estos primeros meses del año, dijo el ministro sin precisar más cifras, durante su intervención en la celebración del decimonoveno aniversario de la Policía Nacional Civil (PNC), que esta mañana ha desfilado por las calles de la capital.

Rivas destacó que junio pasado “fue el menos violento de los últimos 14 años”, y el día 28 de ese mes “no se registró ninguna muerte en la ciudad capital” guatemalteca, sin dar más detalles.

Asimismo, la lucha contra el narcotráfico ha permitido decomisar más de 6.000 kilogramos de cocaína en lo que va de 2016.

“Son resultados importantes y motivadores”, subrayó Rivas, quien recordó que gracias a los ahorros en la gestión se ha podido aumentar en 700 quetzales (91,5 dólares) mensuales el sueldo de los agentes y se marcó como objetivo recuperar la “credibilidad” de la institución entre la población.

Por su parte, el director general de la Policía, Nery Ramos, aseguró que “no hay tregua contra la criminalidad”: ayer jueves las autoridades llevaron a cabo un operativo que permitió detener a más de un centenar de extorsionistas vinculados a las pandillas de la mara 18 y a la mara Salvatrucha.

Guatemala registró entre 2011 y 2014 un total de 17.457 denuncias por extorsiones, de acuerdo a datos de la organización humanitaria Grupo de Apoyo Mutuo (GAM).

Según algunas entidades humanitarias, la tasa de homicidios en 2015 alcanzó 35 por cada 100.000 habitantes, aunque localidades como Escuintla, al sur del país, alcanzan 93.

Compartir