Génesis, el inicio de una nueva vida para una familia que sobrevivió a la erupción volcánica

484

Marlyn Valdez/Foto: Leonel Jiménez

Escuintla, Guatemala, 3 sep (AGN).- La llegada de Génesis Belén Castillo marca el nuevo comienzo para una familia que perdió todo durante la erupción del volcán de Fuego y que ahora guarda una esperanza por un futuro alentador en la ternura de la nueva integrante del hogar, asentado en los Albergues de Transición Unifamiliares (ATU), donde residen decenas de personas damnificadas.

La familia Castillo Siquinajay es sobreviviente de la tragedia que cobró la vida de más de 100 personas el pasado 3 de junio. Para proteger sus vidas, ellos dejaron sus posesiones soterradas bajo toneladas de material piroclástico que expulsó el coloso.

Evelia Siquinajay es la madre de la menor de tan solo tres días de nacida, quien expresó, con una sonrisa en el rostro, su felicidad por tener a su pequeña hija en los brazos. “Dios hizo el milagro de cuidar a mi bebé en el vientre en aquel lugar”, recordó.

Génesis es el primer nacimiento registrado en los ATU, ubicados en la finca La Industria, en el casco urbano del departamento de Escuintla.

Con un peso de 5,8 libras y con la ayuda de una cesárea, llegó Génesis a dar luz al albergue y a sumarse a la familia conformada por sus padres y cuatro hermanos.

“Estoy feliz, mi hija está con salud y está muy bien”, expresó su madre mientras la sostenía entre sus brazos, como el regalo preciado que la vida le dio.

Cómo sobrevivieron

Cuando se percataron de la erupción, la familia Castillo logró huir de su casa y recorrer unos 200 metros cuando llegaron a la casa del pastor de su iglesia, donde se resguardaron por dos horas y media, aspirando los gases que descendían del coloso, junto con el material piroclástico y las altas temperaturas que sofocaban a cada miembro de la familia.

“Nos desmayábamos a cada rato, pero sobrevivimos la erupción del volcán y ahora tenemos a nuestra hija, está muy sana”, narró Alfonso Castillo, esposo de Siquinajay.

Rumualda García, abuela materna de Génesis, expresó la preocupación que tenía por su hija y su nieta luego de la erupción volcánica. “Está sin novedad a pesar de que pasamos ese momento de angustia”, dijo.

Luego de la angustia que vivieron hace tres meses, hoy llega la calma con el nuevo miembro de la familia, que unida logró superar a la muerte.

Compartir