El monumento a las víctimas del volcán de Fuego, un lugar perfecto para compartir entre amigos

321

Brenda Larios

Ciudad de Guatemala, 3 ago (AGN).- Dos amigos, vestidos de forma casual, se acercan lentamente pero con paso firme al monumento ubicado en la finca La Industria, en el departamento de Escuintla, construido en memoria de las víctimas de la erupción del volcán de Fuego el pasado 3 de junio.

Vistiendo una camisa roja y un pantalón de lona, Luis Estuardo Rivera, de aproximadamente 30 años, saca de su bolso negro un trapo, lo humedece y limpia el monumento.

A su lado camina una mujer con una blusa a rayas y un pantalón negro. En sus manos lleva una escoba de raíz, con la que barre el lugar.

Ambos viven en la colonia El Esfuerzo II, en la cabecera departamental de Escuintla. Son voluntarios y su misión es limpiar este lugar cada 48 horas, algo que se ha vuelto un hábito desde el pasado 3 de julio, cuando fue develado el monumento por el presidente Jimmy Morales.

“Somos un pueblo escuintleco muy unido, el gobernador nos habló para pedirnos nuestra colaboración y por ello es que estamos aquí porque todos estamos para servir”, expresó Luis.

En un pequeño bote lleva el agua para regar los arreglos florales que adornan este monumento. Con su voz entrecortada, que interrumpe un silencio desolador, este guatemalteco relata que en sus mentes aún persiste el recuerdo de la tragedia por la erupción, cuando entre lodo y ceniza ayudó a rescatar a las personas.

“Tenía media hora de haber pasado la tragedia, fuimos a apoyar, a sacar los cuerpos de las viviendas. El sufrimiento… muchas almas perdidas… son imágenes que aún revivimos al venir a este lugar”, narró.

Aunque para algunos la limpieza de este lugar sea algo simple, para estos amigos es una forma de honrar a las más de 160 personas que perdieron la vida y a los 1,7 millones de afectados.

.”Nosotros aún vemos los rostros con lágrimas y escuchamos los gritos de desesperación de ese día”, dijo.

Con sus ojos humedecidos y una expresión de dolor, Luis recordó que el día de la erupción una madre le suplicó, casi de rodillas, que le ayudaran a encontrar a sus hijos.

Sin importar las altas temperaturas del material lanzado por el coloso, Luis y sus amigos entraron a la aldea San Miguel Los Lotes para apoyar en la búsqueda, lamentablemente uno de ellos sufrió quemaduras en las manos y pies, y debido a que padece de diabetes, su recuperación es lenta.

Luis y su amiga terminan contentos la limpieza y agradecen al presidente de Guatemala, Jimmy Morales, y a las autoridades locales, por velar cada día que las familias ubicadas en los ATU estén bien.

Tomando sus sencillos instrumentos de limpieza, y con una mirada al cielo se despiden del lugar. Caminan unos metros, se suben a una motocicleta y emprenden el camino hacia sus hogares, con la esperanza de regresar en 48 horas al mismo lugar, símbolo de esperanza para muchas familias.

Compartir