Concluye asistencia humanitaria de marinos estadounidenses a víctimas del volcán de Fuego en Guatemala

475

Brenda Larios/Foto archivo

Ciudad de Guatemala, 19 oct (AGN).- Unos 40 marineros del Destacamento Marino de la Estación de la Colaboración Sur (Mardet, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, completaron hoy un proyecto de asistencia humanitaria de 14 semanas en apoyo a la construcción de los Albergues de Transición Unifamiliares (ATU), informó una fuente diplomática.

Bajo la coordinación del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Guatemala (CIEG), los marinos ayudaron a sus socios guatemaltecos a diseñar y construir un sitio de albergue que consta (hasta la fecha) de cerca de 200 viviendas temporales de madera, 11 baterías de baño, 7 torres de agua, 2 comedores, 2 cocinas, una clínica y una cerca perimetral de 500 metros.

Los marinos también mejoraron drenajes, repararon sistemas sépticos y completaron un alcantarillado para salvar un pequeño canal que separa dos secciones del sitio. Trabajando juntos, los esfuerzos del equipo combinado de CIEG – Mardet proporcionaron alojamiento temporal para más de 270 familias (unas 900 personas).

El Mardet llegó a Escuintla a principios de julio pasado, volando en helicópteros desde el buque de desembarco USS Gunston Hall de la Marina de los Estados Unidos.

Al llegar a Guatemala, empezaron a colaborar estrechamente con varias organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, incluyendo el CIEG, la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), la Secretaría de Obras Sociales de la Esposa del Presidente (SOSEP), el Ministerio de Salud Pública, la Cruz Roja, Project Concern International (PCI) y otros grupos de misioneros y voluntarios.

El Mardet regresará a los Estados Unidos a finales de octubre.

Este es el cuarto despliegue anual consecutivo a Centroamérica, brindando una capacidad de respuesta rápida ante una crisis y realizando proyectos de ingeniería y entrenamiento en cooperación de seguridad con los países socios en toda la región.

El pasado 3 de junio el volcán de Fuego hizo una de las erupciones más fuertes desde 1929, que afectó a más de 1,7 millones de guatemaltecos y ha dejado 190 muertos.

Compartir