Coco: La reverencia de Hollywood a la cultura mexicana

0
418

 

La Habana, 4 mar (PL) Si de algo está seguro el público que espera impaciente por la próxima edición de los premios Oscar es del éxito rotundo que ya cosechó por toda Latinoamérica Coco, película de Pixar que centra su argumento en la cultura mexicana a través de la historia de Miguel, un niño de procedencia humilde que viaja al mundo de los muertos para conseguir su sueño de convertirse en cantante.

Desde que la idea salió a la luz en 2012, el filme dirigido por Lee Unkrich planteó un reto enorme para sus productores: crear un mundo de fantasía desde Hollywood basado en la celebración del Día de los Muertos, una de las más conocidas tradiciones folclóricas del país centroamericano.

Para ello los productores de Coco se trazaron una visión respetuosa de las costumbres y la realidad mexicanas que termina abordando temas universales y mensajes positivos como la solidaridad o los valores familiares.

Los avatares de Miguel para convertirse en un cantante famoso como su ídolo Ernesto de la Cruz, ‒estrella de la guitarra y del cine inspirada en Pedro Infante y Jorge Negrete‒ están llenos de guiños a las tradiciones de la nación azteca que, según la prensa especializada, rebasaron las cautelosas expectativas sobre cómo iban a ser retratados los mexicanos por sus vecinos norteños.

Desde el viaje a un inframundo ocupado por esqueletos vivientes, alebrijes, piñatas y pétalos de cempasúchil hasta el perro xoloitzcuintle que acompaña al protagonista, o las constantes alusiones a Frida Kahlo, Cantinflas, Agustín Lara o María Félix, Coco transmite mucho más que un argumento tradicional con empaquetado de mega producción.

La cinta contó también con un elenco representativo, con las voces de Gael García Bernal, Benjamin Bratt y el joven Anthony González para su versión en inglés; mientras que para el doblaje en español participaron el niño Luis Ángel Gómez, repitió García Bernal y el cantante Marco Antonio Solís interpretó a Ernesto de la Cruz.

Su éxito no se ha hecho esperar en la taquilla, colocándose -apenas tres semanas después de su estreno- como la película de mayor recaudación y la más vista de la historia en México.

Luego de su estreno en el Festival Internacional de Cine de Morelia en octubre de 2017, Coco arrasó los índices de audiencia en Estados Unidos, Canadá y Latinoamérica, recaudando 718,9 millones de dólares en el mundo y récords como una de las películas más vistas en Chile, Perú, Ecuador y Argentina.

Otro de los éxitos le llegó este año con el Globo de Oro como mejor cinta animada y las nominaciones en igual categoría y en el apartado de Mejor Canción Original en los anhelados Oscar.

Todavía como favorita en la recta final, Coco tiene garantizado mucho más que la estatuilla de la Academia norteamericana, al conquistar la admiración de la comunidad latina por la manera original con que presenta lo más auténtico de una cultura ancestral. Más que una versión foránea, el filme de Unkrich parece una reverencia sincera a la cultura mexicana desde el mismísimo Hollywood. (Tomado del semanario Orbe)