Alerta Alba-Keneth refleja 80 por ciento de efectividad durante sus ocho años de funcionamiento

359

Brenda Larios

Ciudad de Guatemala, 9 ago. (AGN).- Desde su creación en el 2010, la Alerta Alba-Keneth ha permitido la recuperación de 31.200 menores de edad reportados como sustraídos o desaparecidos, esto como parte de las acciones coordinadas y articuladas entre instituciones públicas guatemaltecas.

“Desde su creación se han activado más de 39.000 alertas, de las cuales 31.200 fueron desactivadas, lo que refleja un 80 por ciento de efectividad para encontrar a niños y adolescentes sustraídos”, expresó Suilma Cano, jefa de la Unidad Operativa del Sistema Alerta Alba-Keneth.

Esta unidad operativa está integrada por la Procuraduría General de la Nación, Ministerio Público, Dirección General de Migración, Policía Nacional Civil, Ministerio de Relaciones Exteriores, Secretaría contra la Violencia Sexual, Explotación y Trata de Personas y la Secretaría de Comunicación Social de la Presidencia.

Cano destacó que durante ocho años se ha logrado, a través de la coordinación interinstitucional, “el retorno de los menores con sus seres queridos”, algo que forma parte de un incentivo para seguir trabajando a favor de las familias guatemaltecas.

Desde el 10 de agosto del 2010, este sistema interinstitucional presta servicio ininterrumpido, las 24 horas y los 365 días del año.

Avances

Como parte de un trabajo coordinado, varios son los avances que se han logrado durante estos ocho años, entre los que figura la creación en el año 2016 de una fiscalía especializada en las investigaciones de menores desaparecidos con el apoyo del Ministerio Público.

La Policía Nacional Civil (PNC) fortaleció las operaciones tácticas, siendo la entidad de primera línea de acción ante la activación de una alerta para la búsqueda y rescate de un menor.

“El Ministerio de Gobernación creó en 2014 el Departamento de Investigación Especializada en Delitos de Niñez, asimismo, capacitó a más del 60 por ciento de su personal en temas relacionados con desapariciones”, informó Cano.

También la Dirección General de Migración implementó los mecanismos de alertas en los puestos de control migratorio, fronteras, puertos y aeropuertos del país.

Con relación a la sensibilización y socialización de la información, la Secretaría de Comunicación Social de la Presidencia creó, en mayo del 2012, un boletín especial de esta alerta, donde divulgan en corto tiempo la información de un niño, niña o adolescente que se encuentre desaparecido.

En el tema de alertas internacionales, el Ministerio de Relaciones Exteriores traslada la información de las alertas a embajadas y la red consular de menores que pudieran encontrarse en tránsito o ubicados en otro país.

Asimismo, con el fin de proteger de forma integral a los menores, la Secretaría contra la Violencia Sexual, Explotación y Trata de Personas (SVET) creó desde 2014 albergues para la atención de los mismos.

En los últimos cuatro años, la SVET ha brindado apoyo integral a 998 menores que han sufrido de algún daño físico o psicológico en una agresión sexual.

También en este tiempo se creó la unidad operativa de la Procuraduría General de la Nación (PGN), de donde se coordina todo el sistema de atención, búsqueda y resguardo de un menor desaparecido.

En agosto del 2017 la PGN se incorporó a la red global de niños desaparecidos, lo que permitirá adquirir conocimientos internacionales sobre la búsqueda de menores con los 28 países miembros.

Creación alerta Alba-Keneth

El 10 de agosto de 2010, el Congreso de la República aprobó el decreto 128-2010, que dio vida a la Ley del Sistema de Alerta Alba-Keneth. Dicha ley fue nombrada así en honor a los niños Alba Michelle España Díaz y Keneth Alexis López Agustín, quienes fueron víctimas de la criminalidad.

Alba Michelle España Díaz, de 8 años, vivía en Chiquimula, desapareció el 14 de junio de 2007, su cadáver fue localizado en estado deplorable, las agresoras confesaron que les habían ofrecido una cantidad de dinero por la niña.

Keneth Alexis López Agustín, de 4 años, vivía en Jalapa, desapareció el 16 de diciembre de 2009, su cadáver fue encontrado enterrado en el patio de una casa, las agresoras confesaron que les habían ofrecido una cantidad de dinero por el menor.

En ambos casos, las personas agresoras fueron sometidas a proceso penal y condenadas a 50 años de prisión.

Compartir