Lluvia obliga a rescatistas a suspender esfuerzos en busca de víctimas en zona de desastre

635

Marlyn Valdez/Foto: Óscar Dávila

San Miguel Los Lotes, Escuintla, (Guatemala) 14 jun (AGN).- El rescate de las víctimas por la erupción del volcán de Fuego el 3 de junio continuó este día, en las comunidades de San Miguel Los Lotes y El Rodeo, Escuintla, área denominada zona cero, aunque la lluvia obligó a cesar la jornada.

Los rescatistas no abandonan los esfuerzos y, tras horas de trabajo, lograron localizar este jueves a otro fallecido durante la tragedia.

Julio Sánchez, vocero de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres  (Conred), informó que aprovechando el buen tiempo que prevalecía en la mañana se permitió que los rescatistas ingresaran al área y prosiguieran su labor. No obstante, al mediodía comenzó la lluvia y fue necesario suspender por el riesgo de lahares.

Las brigadas están integrada por bomberos voluntarios, bomberos municipales departamentales, la Unidad de Respuesta Humanitaria (UHR) del Ejército de Guatemala, equipos de Respuesta Inmediata de Conred y rescatistas mexicanos identificados como “topos”.

Hasta en momento, la Conred contabiliza 110 fallecidos y 197 desaparecidos.

La lluvia, lahares y la alta temperatura, que hoy se encontraba a 115 grados, no han permitido hacer búsquedas constantes en el área afectada.

Durante el tiempo que la Agencia Guatemalteca de Noticias (AGN) se encontraba en la zona cero, el equipo de rescatistas localizó el cuerpo de una mujer entre los escombros.

Panorama desolador

Las pocas casas que quedaron visibles y a las cuales no llegó el material piroclástico, se encuentran abandonas y las pertenencias de sus dueños se encuentran en su lugar, con polvo, como si tuvieran años de permanecer abandonadas.

En estas viviendas se ve comida que quedó en la lumbre, ropa tendida, juguetes en el patio, altares a santos, con velas que eran símbolo de esperanza y que se extinguieron y árboles que no volverán a dar frutos.

Mientras, otras casas esperan la llegada de máquinas excavadoras. Sobrevivientes que vivían en ellas esperan para saber si se encuentran los cuerpos de sus seres queridos y darles cristiana sepultura.

Compartir