Pence llevará a Perú la misma agenda de EE.UU. hacia Latinoamérica

0
211
Washington, 10 abr (PL) Con la decisión de hoy del presidente Donald Trump de convertirse en el primer mandatario norteamericano en ausentarse a una Cumbre de las Américas, será el vicepresidente Mike Pence quien llevará la agenda de este país a la cita.

 

‘El vicepresidente tiene el honor de representar a Estados Unidos en la VIII Cumbre de las Américas a petición del presidente Trump’, indicó la oficina del vicegobernante en un comunicado, tras conocerse este martes que Trump permanecerá aquí ‘para supervisar la respuesta estadounidense a Siria’.

De acuerdo con la declaración sobre el viaje, Pence espera promover una política que conduzca a una economía estadounidense aún más sólida y trabajar con los aliados más cercanos en América Latina para ‘hacer rendir cuentas’ a lo que Washington califica de actores no democráticos de la región.

El hecho de que sea el compañero de fórmula del jefe de Estado quien encabezará la presencia norteamericana puede verse quizás como indicio de que la actual administración resta importancia al área, a la cual Trump no ha viajado en más de un año de gobierno.

Desde 1994, cuando se realizó el primero de esos encuentros, precisamente en Estados Unidos, todos los presidentes de este país habían estado presentes en las cumbres.

Pero más allá de que la representación estadounidense no estará liderada por el jefe de la Casa Blanca en el segmento de alto nivel, los días 13 y 14 de abril, las proyecciones de Pence serán las mismas previstas con Trump, como ya evidenció la gira que realizó por América Latina en agosto de 2017.

Brian Hook, asesor sénior de Políticas del Secretario de Estado y director de Planificación de Políticas, señaló ayer en conferencia de prensa telefónica que un objetivo principal de la asistencia de Trump esta semana a la Cumbre era buscar apoyo regional a su posición contra Venezuela.

Mientras países y organizaciones del continente rechazan la decisión del gobierno de Perú de retirar la invitación al presidente venezolano, Nicolás Maduro, para participar en la reunión, Hook dejó ver que Washington recibió con beneplácito esa medida.

Al respecto, manifestó que Estados Unidos está muy contento con el liderazgo del Grupo de Lima, el cual avaló la decisión de marginar del cónclave hemisférico a ese jefe de Estado.

Como recordó hoy el comunicado de la oficina de Pence, el año pasado, al reunirse con los presidentes de Argentina, Chile, Colombia y Panamá en su gira por la región, el vicemandatario buscó ‘aumentar la presión’ contra el Gobierno constitucional de Maduro.

Otra meta de Estados Unidos en la Cumbre será ‘incrementar la responsabilidad con la democracia al combatir la corrupción’, cuando la sede de la cita es un país cuyo presidente dimitió en medio de un escándalo de ese tipo.

Washington también buscará ‘fortalecer nuestras economías’, para lo cual tratará de convencer a las naciones del área sobre supuestos riesgos de hacer negocios con China, territorio con el que Trump parece dispuesto a impulsar una guerra comercial.