Llama Ortega a detener derramamiento de sangre en Nicaragua

0
220
Managua, 16 may (PL) El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, llamó hoy a parar el derramamiento de sangre entre hermanos, como consecuencias de la violencia desatada en las últimas semanas durante las protestas en favor y en contra del gobierno.

 

‘A todos nosotros nos duelen las muertes (…) la sangre no tiene diferencia, en todos nosotros corre la misma sangre y a todos nosotros nos duele la muerte de un hermano’, expresó el mandatario en la instalación de una mesa de diálogo nacional por la paz.

El líder del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) aseguró que la Policía tiene órdenes claras de no disparar y enfatizó que el compromiso del gobierno es trabajar, en primer lugar, para que se haga justicia.

Somos los primeros interesados de que se haga justicia, subrayó Ortega en torno a las acusaciones de un supuesto uso desmedido de la fuerzas del orden durante las protestas, con un saldo de muertos y heridos aún por determinar.

Asimismo, exhortó a quienes continúan con los tranques y bloqueos de vías y carreteras a facilitar y permitir el tránsito de las familias en los pueblos, las cuales se han visto perjudicadas sobremanera por ese tipo de acciones.

Por otra parte, el presidente afirmó que el Ejecutivo trabajará para fortalecer y enriquecer el proceso institucional del país y reiteró que la Policía no tiene órdenes de reprimir las protestas.

A su vez, Ortega aseveró que no hay un solo desaparecido ni un solo preso político y pidió a quienes dicen lo contrario presentar las listas de esas personas.

El diálogo nacional por la paz en Nicaragua, convocado por Ortega, comenzó este miércoles en Managua, con la Conferencia Episcopal en calidad de testigo y mediadora.

Tras casi un mes de violencia, enfrentamientos y vandalismo el Gobierno y distintos sectores de la sociedad se sentaron así a la mesa para tratar de hallar una solución que devuelva la estabilidad y tranquilidad al país.

El proceso se inició sobre las 10:00 hora local, en el capitalino Seminario Interdiocesano Nuestra Señora de Fátima.