Instituciones de Gobierno controlan acceso a zona de desastre y sigue rehabilitación vial en rutas afectadas

0
410

Ciudad de Guatemala, 10 jun (AGN).- Las autoridades de Guatemala mantienen un mecanismo de restricción, registro y control de ingreso de personas y vehículos a la zona del desastre dejado por la potente erupción del volcán de Fuego de hace una semana, en los departamentos de Escuintla y Sacatepéquez, informaron fuentes oficiales.

Al mismo tiempo, instituciones de Gobierno trabajan de manera coordinada para habilitar los pasos de carreteras y caminos afectados por los constantes deslizamientos de material volcánico.

En un comunicado, el Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda (CIV) informó que las acciones de movimiento de material volcánico y despeje de rutas no se detiene. Precisó que “colaboradores, vehículos y maquinaria de Covial y el Fondo Social de Solidaridad continúan trabajando”.

El comunicado del CIV sobre labor continua para el despeje de rutas: https://bit.ly/2HAzdUU

En esta labor participan unidades del Ejército de Guatemala, de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), la Policía Nacional Civil (PNC) y de la Dirección General de Protección y Seguridad Vial (Provial).

En el kilómetro 96 de la ruta nacional (RN) 14, ingreso a la “zona cero” o área afectada, la PNC y el Ejército solo permiten el ingreso con autorización de la Conred.

La Provial informó que en coordinación con la Conred mantiene cierre perimetral de la Ruta Nacional 14, en los kilómetros 87 y 102. Mientras el volcán de Fuego continúa en actividad.

Las autoridades llevan un registro de las personas que ingresan, informó David de León, vocero de la Conred.

El funcionario explicó que esto se hace con el propósito de que los controles establecidos por la Conred y las alertas emitidas ante las recomendaciones del Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh) se cumplan y de esta manera se evite lamentar nuevas víctimas.

El volcán de Fuego continúa hoy, siete días después de su gran erupción que causó 110 muertos, con explosiones que generan gruesas columnas de humo. Ante ello, Guatemala sigue en alerta y el Gobierno mantiene la atención a los afectados.

El Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insvimeh) reportó en su boletín de las 6:50 hora local que el coloso mantiene explosiones verticales en el cráter en un rango de siete a nueve por hora y alcanzan hasta los 4.800 metros sobre el nivel del mar.

Según el ente científico, no se descarta la caída de ceniza en las poblaciones de San Pedro Yepocapa, Santa Sofía, El Porvenir, Sangre de Cristo y otras comunidades situada en las faldas del volcán.

Los retumbos del coloso son audibles en un radio de 10 kilómetros.