Amafredo Castellanos

Ciudad de Guatemala, 4 dic (AGN).– El sector empresarial confía en el Ministerio de Finanzas Públicas para hacer los ajustes presupuestarios que permitan atender las prioridades nacionales, después de que el Legislativo decidiera no aprobar el presupuesto general para 2018.

“Esperamos que el Ministerio de Finanzas, como ya lo ha dicho el ministro Julio Héctor Estrada, logre hacer los ajustes necesarios para que la salud, seguridad, educación y reparación de la red vial sigan contando con los fondos necesarios”, dijo Antonio Malouf, presidente del Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (CACIF).

Reconoció que la no aprobación del presupuesto propuesto por el Ejecutivo afectará en distintas áreas, como en comercio internacional. Puso el ejemplo de las plazas que pretendía crear el Ministerio de Relaciones Exteriores para tener delegados especializados en comercio exterior en distintos países, a fin de buscar oportunidades a las exportaciones guatemaltecas. Este plan, ahora, no se podrá seguir, por falta de presupuesto, indicó.

En todo caso, el líder empresarial dijo que la no aprobación del presupuesto 2018 puede servir al gobierno del presidente Jimmy Morales como una oportunidad para obtener mejores resultados a pesar de “nadar contra la corriente”, como el jefe del Ejecutivo ha manifestado.

Destacó que un objetivo para “lograr resultados importantes” es la infraestructura vial, “tal como lo hablamos en el Encuentro Nacional de Empresarios (Enade)”. Esos resultados –dijo- pueden validar y fortalecer su posición con miras a la discusión del presupuesto de 2019.

“Yo esperaría que el Ministerio de Finanzas logre hacer los cambios necesarios, para que lo que es importante en el país tenga el presupuesto necesario: infraestructura, seguridad, salud y educación y se logre contener el gasto superfluo, demostrar que se ejecutó de manera correcta, con la obra a la vista”, concluyó.

Presidente Morales: No se detendrá ejecución de obras a pesar de no haberse aprobado el presupuesto

Elmer Telón Galdámez

El viernes, el presidente de Guatemala, Jimmy Morales,  se manifestó optimista respecto a los proyectos de desarrollo que podrían verse afectados por la no aprobación del presupuesto en el Congreso de la República y espera que ningún proyecto se detenga.

“Mi compromiso es que ningún proyecto iniciado quede atrás”,  dijo el jefe de Gobierno y refirió que se harán los análisis y se implementarán las medidas necesarias para que no se detenga la construcción de ningún proyecto de desarrollo.

El pronunciamiento del jefe de Gobierno se dio en el marco de la entrega de reconocimientos del Ranking de la Gestión Municipal 2016, actividad a la que asistieron cientos de alcaldes de los 22 departamentos del país.

La falta de consenso del Legislativo en el presupuesto “amenaza muchos proyectos que teníamos”, dijo el Presidente, aclaró: “Nosotros seguiremos insistiendo para tener los recursos adecuados y poder culminar todas las obras”.

No obstante, manifestó que le preocupa que se tengan problemas para construir las plantas de tratamiento de aguas residuales, “por las futuras generaciones”.

“Vamos a tener que hacer la calendarización y análisis que debamos hacer”, señaló.

Tiempos difíciles

El Presidente se refirió a la situación actual como “tiempos difíciles” y aseguró que no es sencillo resolver problemáticas como la ejecución de obras públicas.

“En estos tiempos ejercer la administración pública está teniendo bastantes  complicaciones, pero estoy convencido de que como alcaldes ustedes tiene el potencial y deseo de servicio público”, expresó durante el evento.

Aclaró que no consideraba que el Ejecutivo haya sufrido una “derrota” de parte del Legislativo, al no haber aprobado el presupuesto para el 2018.

“Esto no es pelea entre organismos, por el contrario, aquí se debe tener una visión unida para que cada quien siga adelante, cumpliendo sus funciones”, dijo.

El mandatario aseguró que su compromiso con Guatemala continúa y que se tendrá que trabajar más fuerte, pero que su deber “con la población es uno, sólido y nuestro discurso es uno”, concluyó.

Compartir