Amafredo Castellanos

Ciudad de Guatemala, 14 nov (AGN).- El gobierno del presidente Jimmy Morales conmemora hoy el Día Mundial de la Diabetes reconociendo la incidencia de la enfermedad en la población guatemalteca, advirtiendo de sus riesgos, pero también promoviendo medidas preventivas que permitan detener su expansión con base en el trabajo del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social.

“Trabajamos con guías de prevención y atención integral a los diabéticos a nivel nacional, siguiendo guías alimentarias y de prevención de sobrepeso y obesidad”, dijo Eduardo Palacios, especialista del Programa Nacional de Prevención de Enfermedades Crónicas no Transmisibles del Ministerio de Salud.

De acuerdo con el especialista, el sobrepeso es el principal factor reproductor de esta enfermedad crónica no transmisible.

De ahí que Guatemala cuente con un Programa Nacional para la Prevención del Sobrepeso y la Obesidad.

La Encuesta Nacional de la Prevalencia de Enfermedades Crónicas No Transmisibles y sus Factores de Riesgo, de 2015, estableció un impacto del 33 por ciento de la diabetes en su población adulta (mayor de 18 años). Significa que unos 2,5 millones de personas sufren algún tipo de diabetes, la mitad de las cuales son mujeres.

“Cuidar a nuestras mujeres es lo que propone este año el lema del Día Mundial de la Diabetes” este año, 2017, explica Palacios. El lema es “Mujeres y diabetes, nuestro derecho a un futuro saludable”.

Este día, el Ministerio de Salud Pública, conjuntamente con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y autoridades locales, tiene programado un acto alusivo al Día Mundial de la Diabetes en el centro de salud de Villa Canales, en el departamento de Guatemala.

Palacios advierte que “la diabetes es un problema muy serio” y reconoce que en Guatemala se estima que se necesitarían unos 2.799 millones de quetzales para el tratamiento de los pacientes con esta enfermedad crónica. Esa suma representa más de la mitad del presupuesto del Ministerio de Salud, por lo que se convierte en una enfermedad que los pacientes deben sobrellevar generalmente con su propio bolsillo.

Estrategia para su control

De acuerdo con el especialista, la estrategia más efectiva para el control de la enfermedad es la prevención, con la implementación de un sistema basado en una dieta saludable, que elimine el exceso de azúcares simples (azúcar de mesa).

Lamentablemente, advierte, la mayoría de azúcar que una persona consume está “enmascarada en alimentos procesados y entre los que se incluyen bebidas carbonatadas y jugos, además de las grasas saturadas como la contenida en carnes, caldos, leche entera o condimentos de comida que contienen la llamada grasa “trans”, que es igualmente dañina”.

Se recomienda, ante los riesgos, comida saludable, evitar el exceso de sal, además de actividad física, los adultos por lo menos media hora y los niños una hora, diaria. También no fumar porque la enfermedad está relacionada con el consumo de tabaco; además, evitar el exceso de alcohol, porque este -explica Palacios- compite con el metabolismo a nivel hepático, con el metabolismo de la glucosa, y las personas alcohólicas, pueden sufrir un coma diabético.

Acciones de Gobierno

Guatemala, con el apoyo del Instituto de Nutrición de Centroamérica y Panamá (Incap), cuya sede está en la capital guatemalteca, lucha contra la tendencia a la obesidad de su población a través de una Estrategia Regional para la Prevención del Sobrepeso y la Obesidad.

En julio de 2016, el vicepresidente guatemalteco, Jafeth Cabrera, participó en el lanzamiento de un programa integral de atención a los guatemaltecos para la reducción de la prevalencia y la incidencia de enfermedades crónicas no transmisibles.

Estas amenazan a 45 por ciento de la población adulta. El programa fue lanzado por autoridades del deporte y actividad física.

Se trata de un proyecto de “bienestar integral”, que pretende combatir el sobrepeso, la obesidad, enfermedades del corazón, hipertensión, problemas renales, diabetes, entre otras, a través de la promoción del deporte y la recreación combinados con alimentación sana.

De acuerdo a las estadísticas de Salud, cerca del 30 por ciento de la población guatemalteca padece de algún tipo de sobrepeso u obesidad y el 45 por ciento de la población adulta está expuesta a padecer alguna enfermedad crónica no transmisible.

 

Compartir