Marlyn Valdez/Foto: Héctor Gabriel Herrera (Diario de Centro América), cortesía

Ciudad de Guatemala, 13 nov (AGN).- El próximo viernes se pone en marcha en cuatro municipios de Guatemala un censo piloto para validar la metodología, acciones de trabajo y probar y utilizar las herramientas en una escala menor de cara al Censo Nacional de Población y Vivienda, informó una fuente oficial.

El Gobierno de Guatemala, a través del Instituto Nacional de Estadística (INE), realizará esta prueba precensal entre el 17 de noviembre y 11 de diciembre próximo en los municipios de San Diego, Zacapa; Tamahú, Alta Verapaz; San Mateo, Quetzaltenango, y San Juan Atitán, Huehuetenango.

“Se escogen municipios en diferentes condiciones para probar los instrumentos y validarlos como la boleta, los mecanismos de control, el operativo de campo, las cargas de trabajo y logística”, explicó Néstor Guerra, gerente del Instituto Nacional de Estadística (INE) y coordinador nacional del XII Censo Nacional de Población y VII de Vivienda.

En el censo piloto participarán al menos 65 personas entre coordinadores municipales, supervisores y censistas, así como personal de traslados, y se espera hacer este ejercicio a alrededor de 14.000 viviendas.

Los encargados de efectuar esta etapa precensal irán debidamente identificados con uniforme y gafete que los acredita como miembros de este proceso.

Los censistas irán de vivienda en vivienda para solicitar los datos de los habitantes, los cuales podrán ser proporcionados por las personas no menores de 15 años de edad y serán confidenciales, dijo Guerra.

Luego de este proceso se probarán las actividades postcensales de la captura de la información, de almacenamiento, de embalaje, de consistencia e integración de bases de datos “que también vamos a hacer las pruebas”.

Guerra aseguró que los resultados de este censo piloto “no se publicarán” y únicamente servirán para evaluar los instrumentos para establecer si hay necesidad de hacer algún ajuste a la logística y planificación.

“Es necesario aclarar que cuando se haga este censo en abril (2018), estos municipios serán visitados de nuevo”, dijo.

El funcionario pidió la colaboración de la población de los cuatro municipios para que conjuntamente con el equipo técnico del censo “podamos implementar estos procesos de validación que son muy importantes”.

El censo nacional se realizará del 6 al 30 de abril de 2018, y cada una de las viviendas que sean visitadas y censadas le será colocada una calcomanía que lo compruebe, tanto en el censo piloto como en el oficial.

Cualidades de elección de los municipios

San Diego fue elegido por facilidad de acceso, sin problemas de dispersión y por ser un municipio pequeño.

Mientras que San Mateo se escogió por reportar muchas actividades económicas en comercio, artesanías e industria “donde se debe de probar el cuestionario, la codificación de ocupación de rama de actividad y evaluar las cargas de trabajo según los horarios en que se puede ubicar a las personas en sus viviendas”.

Tamahú es un municipio más disperso “prevalecen pueblos de lenguas mayas y es necesario probar el censo en condiciones de esta naturaleza para poder evaluar las cargas de trabajo, los tiempos y los traslados”, explicó.

Y en San Juan Juan Atitán, de similares condiciones, “debe ser probado todos los instrumentos y la planificación del operativo de campo”, indicó.

Lo que sigue del censo piloto

Eduardo Ríos, director Nacional del Censo de Población y Vivienda, aseguró que luego de hacer este ejercicio en noviembre “tendríamos los elementos para continuar con la planeación del censo de abril del próximo año”.

Además, señaló que los datos que muestre este censo piloto “nos permitirán validar y constatar lo que se ha venido planeando”.

Luego vendrá la etapa de contratación de personal que se requerirá para armar los grupos de trabajo, las capacitaciones que se tienen que dar porque “estamos hablando de más de 18.000 gentes. Tenemos que ir poco a poco caminando hacia el censo con la validación de lo que nos arroje este censo piloto”.

Aseguró que esperan que los coordinadores y censistas sean de la región y conocedores del entorno y que hablen el idioma para facilitar este levantamiento de datos.

Apoyo del presidente Morales

“Los censos de población se constituyen en un proyecto prioritario de país, un proyecto de nación y desde el principio hemos contado con el apoyo del gobierno del presidente Jimmy Morales en todas las gestiones administrativas y financieras para que el censo sea una realidad”, aseguró  Guerra.

Señaló que para llevar a cabo este proceso de gestión, el 28 de noviembre de 2016 el Congreso de la República asignó el presupuesto para la ejecución del proyecto censal por 269,5 millones de quetzales.

Así mismo, aseguró que el INE ha avanzado en los procesos que corresponden en la planificación, diseño y programación de los censos que fueron iniciados a mediados de 2016.

“Contamos con la participación conjunta del Fondo de Población de las Naciones Unidas, que es un organismo internacional de mayor experiencia en la ejecución de censos, que ha apoyado a más de 130 países”, señaló.

 

Compartir