Mildred Morales/Foto William Meoño

Ciudad de Guatemala, 10 oct (AGN).- La Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) garantizó hoy que las instalaciones del Aeropuerto Internacional La Aurora (AILA) cumplen con los estándares de seguridad internacional, respecto a la categoría que en la actualidad posee y que fue otorgada por la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI).

“La aviación guatemalteca es una aviación segura, una aviación que se puede comparar con cualquier aviación del mundo”, aseguró hoy Carlos Velásquez Monge, titular de la DGAC, en conferencia de prensa.

Velásquez señaló que el aeropuerto cuenta con un Sistema de Manejo de Seguridad (SMS, por sus siglas en inglés) adecuado, además de que los sistemas de navegación aérea son los apropiados y cumplen con el Programa de Seguridad del Estado para la Aviación.

 “Tenemos los servicios del Centro de Operaciones Especiales (COE), que nos permiten demostrar que a la hora de que tuviésemos un acto de interferencia ilícita dentro del aeropuerto, podemos reaccionar con todas las unidades de seguridad del Estado, esos son los procedimientos que le permiten garantizar que a la hora de una situación cumplimos”, aseguró.

Agregó que el COE funciona de manera conectada con todos los servicios de seguridad de Guatemala, “con lo que demostramos, a nivel internacional, que cumplimos con los requerimientos avalados por la normativa internacional”, dijo.

Resaltó a la vez que se invirtieron 55,8 millones de quetzales en la reparación de la pista, 14 millones en adquisición de motobombas para la atención de emergencias y poco más de 10 millones en servicios de navegación aérea, incluyendo el Sistema de Aterrizaje Instrumental (ILS, por sus siglas en inglés), que tuvo un costo de ocho millones de quetzales.

Falencias resueltas

El funcionario recordó que cuando asumió la dirección de la entidad se registraron falencias que fueron resueltas durante la actual administración, entre estas el servicio de extinción de incendios, el cual no contaba con personal capacitado y suministros.

Igualmente, el personal del servicio de navegación aérea necesitaba capacitación para operar de forma segura y adecuada.

“También encontramos el problema de la pista, que no se le había hecho ningún trabajo, el coeficiente de rozamiento de fricción y las condiciones de frenado no eran las adecuadas para el aeropuerto. Todo lo anterior fue resuelto”, aseguró el funcionario.

Así mismo, fueron atendidos 250 de los 311 hallazgos reportados por la OACI durante las últimas dos inspecciones, los cuales serán evaluados en enero del 2018, cuando el ente internacional visite el país para la siguiente auditoría.

Compartir