Marlyn Valdez/Fotos HR

Ciudad de Guatemala, 17 oct (AGN).- Las siamesas Graciela Esmeralda y Esmeralda Angely Martínez, de dos meses y siete días serán separadas el próximo lunes durante una intervención quirúrgica que practicará un grupo de cirujanos del Hospital Roosevelt que ya tuvieron éxito en dos anteriores operaciones, informó una fuente oficial.

Marco Barrientos, director interino del hospital, explicó que estas menores se encuentran unidas de una parte del abdomen y del tórax y requieren de una separación. “Todo el equipo está muy bien preparado”, sostuvo.

Advirtió que “todo procedimiento quirúrgico conlleva un riesgo de morbimortalidad, no digamos un procedimiento de estos”, pero es el equipo que ha efectuado dos separaciones exitosas en los últimos 11 años, dijo.

Las menores, conocidas como Esmeraldas, nacieron el pasado 10 de agosto en el Hospital Nacional Nicolasa Cruz, del departamento oriental de Jalapa, y serán intervenidas quirúrgicamente por al menos 80 personas, entre enfermeras, nutricionista y doctores.

Los cirujanos y pediatras estiman que la separación durará de 18 a 20 horas. “No sabemos qué se pueda encontrar, eso marcará el tiempo”, añadió Barrientos.

Aseguró que ya se cuenta con los insumos que se requieren para el procedimiento de separación, además de recibir donaciones de algunos de los materiales.

El proceso comenzará el jueves con la preparación de los quirófanos, que no serán utilizados desde ese día, para hacer limpiezas terminales, el aire acondicionado para que todo esté funcionando en condiciones óptimas, señaló el galeno.

Las habitaciones serán preparadas desde mañana en cuidados intensivos y en la sala de neonatos para que todo esté los más higiénico posible, añadió.

Barrientos advirtió que “la recuperación será larga” y que dependerá de lo que se encuentre durante la intervención.

Con anterioridad, el equipo del Hospital Roosevelt separó con éxito a “Las Mariitas” (2001) y luego a “Las Rositas” (2015).

“Las Mariitas” nacieron unidas por la cabeza, mientras que “Las Rositas” estaban unidas por la pelvis y compartían cadera, intestino grueso y vejiga.

Compartir