Jéssica Osorio

Ciudad de Guatemala, 11 oct (AGN) – Una finca ubicada en Morales, Izabal, que forma parte de las propiedades que pasaron al Estado tras un proceso de extinción de dominio o el traslado a un albergue temporal, son dos opciones planteadas este miércoles a los representantes de la comunidad que permanecía en Laguna Larga, Petén.

Durante una reunión en las instalaciones de la Comisión Presidencial de Diálogo (CDP) en donde se abordó el seguimiento a las medidas cautelares dictadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Carlos Morán, titular de la Secretaría de Asuntos Agrarios, explicó que es necesario formular un censo para contar con datos precisos e institucionales de los pobladores que necesitan ser reubicados.

Por el momento, se estima que 111 familias permanecen en el área limítrofe entre Guatemala y México, en la aldea El Desengaño, ubicada en el área de Candelaria, Estado de Campeche. Esta zona colinda con San Andrés Petén.

Hasta la fecha se han formulado 12 visitas a los comunitarios y el Gobierno de Guatemala ha atendido las necesidades consistentes en 222 raciones alimentarias para dos meses y la dotación de cinco maestros para atender a los niños y niñas.

“Hay un compromiso de Gobierno para atender la problemática, se recibieron siete peticiones y se ha atendido el 80 por ciento por parte del Gobierno”, explicó Morán.

Piden análisis
Por aparte, Jesús Gómez, delegado de la CPD y coordinador de la mesa de diálogo, exhortó a los comunitarios a analizar las opciones y buscar soluciones.

“Apelamos a su voluntad de ver formas de resolver. Se nos complica el tema del retorno porque hay una orden de juez”, explicó tras observar que los comunitarios buscan regresar al área de Laguna Larga.

Sin embargo, la tierra en mención, está ubicada en la Laguna del Tigre (en la Biósfera Maya), lugar considerada área protegida.

Axel López, gerente de Fontierra, recordó que se han dado reuniones de trabajo y que la opción es un área de seis caballerías en Morales. Describió que el suelo es fértil y el plan es dotar de tres manzanas a cada familia para su siembra.

Serbelio González, representante comunitario expuso que el área sería insuficiente para sus necesidades agrícolas y refirió que llevarán las propuestas recibidas a las familias que representan para tomar una decisión, aunque recalcó que ellos prefieren regresar a Laguna Larga.

Compartir