Elmer Telón Galdámez/Foto Leonel Jiménez

Ciudad de Guatemala, 10 de sep (AGN)-. Las acciones realizadas en el plano legal que persiguen retirar la inmunidad al presidente de GuatemalaJimmy Morales, no es un tema puramente jurídico, según la interpretación del vicepresidente, Jafeth Cabrera, que ve una doble intención en estas, incluido un posible “golpe de Estado”.

En una breve conferencia de prensa, el vicemandatario dijo hoy que “la situación de amparos constantes presentados –ante la Corte Suprema de Justicia- con intención de quitarle la inmunidad al señor Presidente, representa un acoso hacia un gobierno que está tratando de hacer las cosas de mejor manera de cómo se venían haciendo “.

El Vicepresidente respondió así a preguntas de periodistas al solicitar su opinión sobre las declaraciones hechas por el alcalde de la Ciudad de GuatemalaÁlvaro Arzú, quien ha declarado que existen intenciones de darle un golpe de Estado al mandatario guatemalteco.

“Los términos en que planteó el señor alcalde el tema de un intento de golpe de Estado está manifestado en el sentido de las acciones presentadas una tras otra, de estar interponiendo amparos en contra del Presidente, eso lo que busca es no dejar trabajar al Ejecutivo”, afirmó.

Agregó que las mismas interpretaciones sobre la intención de un posible golpe las podría hacer cualquier ciudadano guatemalteco.

Cabrera dijo que queda en la población interpretar si la medida legal presentada contra el mandatario tiene un sustento real o solo “están poniendo cortapisas para coartar el desarrollo que se está impulsando desde el Ejecutivo”.

Dos veces no

El Congreso sometió a dos votaciones el retiro de la inmunidad al Presidente por una solicitud presentada por el Ministerio Público y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) en agosto pasado por financiamiento electoral ilícito en 2015.

Sin embargo, en las dos ocasiones los diputados decidieron mantenerle la inmunidad al mandatario guatemalteco.

En las últimas semanas, sectores como el empresarial y religioso, y el Grupo de Donantes conocido como el G-13 se han manifestado a favor de realizar un diálogo nacional para mantener la institucionalidad en el país.

Compartir