Por Waldo Mendiluza

Naciones Unidas, 6 oct (PL) La representante especial del Secretario General de la ONU para los Niños y los Conflictos Armados, Virginia Gamba, llamó hoy a erradicar el problema de los niños soldados, el cual calificó de una vergüenza para las actuales generaciones.

 

‘Esto es inaceptable y tiene que parar, porque seremos recordados como una regeneración que cometió la atrocidad de colocar el uso y abuso de los niños en el centro de los conflictos’, declaró a Prensa Latina a propósito de un nuevo reporte del secretario general sobre los menores de edad y los escenarios de guerra.

Gamba destacó que en 2016, más de nueve mil 700 niños fueron liberados después de su reclutamiento forzado, una de las pocas buenas noticias del informe que recoge violaciones como asesinatos, mutilaciones, secuestros, atropellos sexuales y ataques a escuelas y hospitales.

De acuerdo con la experta argentina, si bien la cifra es significativa, mucho queda por hacer para liberar a una cantidad inimaginable de menores obligados a combatir, causándoles traumas físicos y psicológicos.

Vemos poblaciones reducidas por este flagelo y grupos armados integrados por niños en el 70 por ciento, lamentó.

Para Gamba, urge poner fin a una práctica presente en varios escenarios de conflicto, entre ellos Siria, Nigeria, Sudán del Sur, Yemen y Somalia, ya que se ha convertido en un estímulo para las guerras.

Con frecuencia, cuando los grupos armados sienten que están perdiendo, acuden a los menores de edad, y si necesitan dinero los venden cual mercancía, denunció.

En sus declaraciones a Prensa Latina, la funcionaria condenó que los niños sean doble víctimas de la violencia, porque las fuerzas que combaten a esos grupos en los cuales son enrolados no suelen utilizar la proporcionalidad en sus acciones.

Compartir