Panamá, 6 oct (PL) El presidente de la Organización Deportiva Centroamericana y del Caribe (Odecabe), Steve Stoute, resaltó la capacidad de Panamá para organizar los XXIV Juegos Centroamericanos y del Caribe 2022, se conoció hoy aquí.

 

Durante su estancia en el Istmo, el dirigente deportivo suscribió el acuerdo de responsabilidades, obligaciones y derechos de la cita subregional, además de visitar la piscina Eileen Coparropa, la arena Roberto Durán y el estadio Rommel Fernández, que en 1970 acogieron las competencias de natación, baloncesto, atletismo y fútbol de la XI edición.

Stoute apuntó que uno de los asuntos importantes para el futuro de estos juegos fue ampliar de 31 a 36 los países miembros de la Odecabe, al incluir a Martinica, Guadalupe, Curazao, San Vicente y Granada, que pese a no contar con comités olímpicos, pueden competir en estos certámenes.

De esta forma, ayudamos a desarrollar el talento de sus deportistas, además de darles oportunidades importantes a los más sobresalientes, precisó.

El máximo líder de la Odecabe reconoció que este crecimiento de la organización demuestra que la juventud de la región no debe ser excluida, y adelantó que los XXIII juegos de Barranquilla, en 2018, contarán con la presencia de seis mil atletas en 41 deportes.

Ante la interrogante sobre el mayor reto de la Odecabe, el oriundo de Aruba afirmó: ‘Necesitamos sedes que sean capaces de albergar un evento que evoluciona en importancia e involucra al deporte de toda nuestra región’.

La decisión de otorgarle a Panamá la sede de los XXIV Juegos Centroamericanos y del Caribe ocurrió en febrero último durante la sesión del Comité Ejecutivo de la Odecabe que sesionó en Barranquilla, Colombia.

En aquel entonces, las autoridades panameñas encargadas de la celebración del evento informaron a la prensa que no se construiría una villa olímpica, sino que las 27 delegaciones se hospedarían en hoteles, mientras que el presupuesto sería de 200 millones de dólares.

Panamá fue sede de estos juegos en 1938 y 1970.

Compartir