Marlyn Valdez/Foto: Leonel Jiménez

Ciudad de Guatemala, 28 sep (AGN).– Un diálogo marcado por el respeto entre los actores y conteniendo un propósito y un objetivo común, como sería eliminar la pobreza que agobia a la mayoría de la población guatemalteca, junto a otros flagelos, es la “única opción” para el momento crítico que vive el país.

Este es el criterio del rabino Yosef Garmon (*), quien concedió una entrevista a medios oficiales respecto a la perspectiva del llamado al diálogo estructural formulado por el presidente Jimmy Morales.

En su opinión, el momento de crisis que enfrenta Guatemala debe servir para fortalecer su acción conjunta por un mejor futuro, con unidad, sin esperar una tragedia que la convoque.

“Guatemala puede salir fortalecida. Y vimos lo que pasó en México, donde llegó un momento de unión. Vimos mucha unión allí. No hay que esperar una desgracia para unirse”, expresó.

A continuación, la conversación completa.

¿Cuál es su opinión respecto al diálogo convocado por el Presidente de Guatemala?

No es solo mi pensamiento, es el de muchos: cualquier crisis, cualquier situación complicada, la única forma de solucionarla es a través de dialogar. Nada en el mundo es completo, siempre puede haber diferentes cosas que hay que mejorar. Usando violencia no es la forma. La violencia puede empeorar las cosas, puede afectar al pueblo y no trae resultados.

Yo quiero mucho a Guatemala, a los guatemaltecos. Para mí –y lo he repetido siempre-, Guatemala es Guatebuena, tiene muchas cosas buenas, tenemos que apreciar esas cosas.

Cuando uno está consciente de eso puede llegar al diálogo, en un punto de vista que en verdad quiere corregir; entonces hay que ver la forma, el lugar, el tiempo, el momento, pero hay que estar conscientes de que es la única forma de arreglar las cosas: dialogar, superar los problemas y ver, porque estoy seguro de que los que están involucrados finalmente lo que quieren es el bien del país, el bien de la población. Entonces, tenemos que tratar de llegar.

¿Cómo se pueden integrar los diferentes sectores a este diálogo?

Hablamos del Foro Guatemala, donde están representados diferentes sectores, y tiene sus años, su experiencia en diferentes momentos del país. Creo que es el lugar correcto para desarrollar un diálogo productivo que puede traer el bien para todos los guatemaltecos.

¿Cuáles deberían ser los puntos a discutir?

Soy religioso y no tengo conocimiento de política, por lo tanto, tampoco soy la persona para arreglar los problemas. Pero creo que los temas en discusión son claros, no son secretos, son temas que cada uno sabe y cada uno habla. Cuál va a ser la solución al final del diálogo, no lo sé, no soy profeta, pero sé que, si es un diálogo respetado, van a llegar a una solución buena, para el bien del pueblo, del Gobierno, de todos.

¿Cuál debería ser la solución para encauzar al país por una ruta de paz y desarrollo?

Hay una frase de la Biblia: “los que te van a bendecir van a estar bendecidos”. Siempre digo que es como un resultado, no es una recompensa. Cuando uno bendice ya es bendecido porque bendice, porque tiene amor en su corazón. Por lo tanto, una persona que dialoga y que puede respetar la diferencia y las diferentes opiniones, ya ofrece una solución; el hecho de dialogar significa que ya solucionamos parte del problema.

Al final la solución exactamente, qué va a pasar, ya son detalles que yo no puedo responder, pero estoy seguro de que la gente que estará en el diálogo sí va a ver el dibujo completo. Cuando uno quiere solucionar, al final lo va a lograr.

El pueblo de Guatemala va a tener un momento muy bueno cuando comprenda que es la única solución, porque, al estar manifestando con violencia -no digo que es lo que está pasando, pero no queremos que pase, entonces-, vamos alejando más la solución, pero al dialogar estamos avanzando a la solución.

Como líder religioso, ¿cómo espera apoyar estos esfuerzos?

Primero: rezamos en el templo por el bien de Guatemala. Un rezo especial por el país, por toda la población, por el Gobierno, por todos, que tengan paz, tranquilidad, sustento.

Dos: como organización religiosa traemos voluntarios para ayudar al país, la semana pasada tuvimos 22 jóvenes que llegaron por su cuenta. Fuimos a la zona 3 y trabajamos con niños de escasos recursos. En noviembre traemos una organización internacional, también para ayudar al país.

Cuando hablamos de unión de la población, falta algo, un contenido. Unión no es tener diez personas bajo un mismo techo. Es estar juntos alrededor de una idea, de un propósito. El propósito de Guatemala tiene que ser eliminar la pobreza, las cosas negativas, y poner luz. Yo en mis ojos, que soy extranjero, pero que visito muchos lugares, creo que es parte del propósito de todos: hay una idea muy clara de ayudar a la población que lo necesita.

Cuando hay una idea en común es más fácil lograr la unión de diferentes personas, porque el mundo es diferente, tenemos caras diferentes, opiniones diferentes, mentes diferentes, pero el corazón siempre tiene que ser uno. Creo que aparte de promover un diálogo, tenemos que promover un concepto, un propósito en común, para que todos se unan alrededor de ese propósito y vamos a tener una mejor Guatemala.

Yo creo que parte de la solución de Guatemala es también hablar de un propósito, de un contenido, no nada más de palabras, sino de acción. Nosotros, como organización, tratamos de poner luz y al momento de hacer cosas buenas, acciones, tenemos algo más positivo.

Cuando el Gobierno quiere el respeto de la población, la población quiere el respeto del Gobierno, tienen que encontrar este punto en común, y estoy seguro de que todos quieren el bien del país, en eso no hay discusión.

¿Es el Presidente el que debe liderar este proceso?

Es el Presidente y lo tenemos que respetar. Qué va a pasar si hay otras personas, yo personalmente no me meto, pero sí tengo claro que son las autoridades del país que recibieron el poder del pueblo, porque es un país democrático, y ellos también tienen que respetar al pueblo. Simplemente encontrar este punto en común para unir estas fuerzas y llegar a esa unión. El Gobierno no es malo, no son personas malas, a veces hay corrupciones y hay que eliminar esas corrupciones -sin entrar en detalles políticos-, pero entender y encontrar el propósito en común entre el Gobierno y la población, sin violencia y con diálogo.

¿Usted respalda la iniciativa de diálogo?

Es la única opción, no hay otra. Qué exactamente va a pasar en el diálogo, no sé, pero es la única opción. Se necesita unión. En momento de crisis, Guatemala puede salir fortalecida. Y vimos lo que pasó en México, donde llegó un momento de unión. Vimos mucha unión allí. No hay que esperar una desgracia para unirse.

Guatemala está pasando un momento difícil, pero tiene que aprovechar ese momento para salir más fortalecida y más unida. No nada más para salir del problema, sino salir mucho mejor.

¿Cuál es su mensaje al presidente Jimmy Morales?

Que Dios lo ilumine, que Dios le dé la bendición y el poder de tomar las mejores decisiones para Guatemala, porque el Presidente ya no es una persona individual, sino una persona que en su pensamiento tiene que tener a toda la población. Entonces, tiene un país hermoso, una población muy linda, que Dios lo bendiga, y le dé la fuerza para encontrar las mejores soluciones para unir este pueblo y que lleguen a una solución buena para todos.

(*) Nació en Jerusalén el 29 de enero de 1988. En mayo de 2015, procedente de Colombia, se hizo cargo como rabino principal de la Comunidad Judía de Guatemala. El Rabino tiene maestría de Ciencias Humanas y Sociales vía Unesco; tiene una especialidad de clases en temas diferentes y ha difundido sus clases y artículos en diferentes páginas en todo el mundo y más de 100,000 personas las han visitado. En los últimos años puso mucho enfoque en eventos con líderes de todas las religiones y políticos de alto nivel en América Latina para difundir la verdad sobre Israel y aumentar amor y tolerancia en el mundo.

Compartir