Cobertura a cargo de periodistas Brenda Larios y Marlyn Valdez/Foto: Óscar Dávila, Leonel Jiménez y Carlos Jacinto

Ciudad de Guatemala, 13 sep (AGN) – El presidente de Guatemala, Jimmy Morales, subrayó hoy la aspiración por una “patria digna, libre, soberana e indepediente” y advirtió que como mandatario del país no permitirá que el Estado de Derecho sea vulnerado.

“Mientras esté al frente de la Presidencia de la República, no permitiré que nuestro Estado de Derecho sea vulnerado a causa de intereses particulares o sectoriales”, expresó en un discurso pronunciado en el marco de la sesión solemne con motivo del 196 aniversario de la independencia de las provincias de Centroamérica en el Congreso.

Antes, el mandatario había expresado en el inicio de su discurso su propósito de “declarar, ante este honorable Congreso de la República y ante el pueblo de Guatemala, que mi amor por Guatemala sigue firme y fortalecido, porque mi único compromiso es con Guatemala”.

En este sentido, advirtió que “a pesar de las adversidades, los guatemaltecos merecemos una patria digna, libre, soberana e independiente!”.

Y repitió con énfasis que fue aplaudido por los diputados: “Los guatemaltecos merecemos una patria digna, libre, soberana e independiente”.

Fue entonces cuando afirmó que mientras ocupe la Presidencia no permitirá que el Estado de Derecho sea vulnerado.

“Por el contrario -dijo- seguiré siendo consecuente con nuestra Constitución Política de la República, que establece con claridad que el desarrollo nacional debe sustentarse en el bienestar común de los guatemaltecos”.

Seguidamente, en su condición de representante de la unidad nacional y en la oportunidad de dirigirse al pueblo de Guatemala, el mandatario manifiestó:

Orgullo de haber nacido en una “patria bendita de Dios” y honra de ser “guatemalteco de corazón”. En este sentido, reiteró que “la confianza que el pueblo de Guatemala me dio a través de un proceso de elección popular, lo honraré como debe ser, porque mi compromiso como Presidente Constitucional de la República de Guatemala, es de servicio”.

Coyuntura actual

Ante la coyuntura actual, el jefe de Estado reafirmó “una vez más, ante el pueblo de Guatemala y la comunidad internacional, que siempre he sido respetuoso del estado de Derecho. Eso implica mi reconocimiento pleno a la independencia de poderes y al fortalecimiento de nuestras instituciones democráticas”.

Recordó que “hace dos días, en este recinto, se tomó una decisión trascendental para garantizar la gobernabilidad del estado de Guatemala”. Porr ello, agradeció a los diputados “la objetividad que tuvieron para consolidar nuestro Estado de Derecho”.

“Ahora más que nunca, estoy convencido que las decisiones trascendentales para Guatemala siempre deben responder al bienestar común, la gobernabilidad y transparencia”, dijo.

Por ello, advirtió que “Guatemala necesita de una justicia honesta y transparente, pero apegada a la ética, la objetividad e imparcialidad”.

Llamado a la dignidad y a la independencia

“No permitamos que un interés político personal o sectorial socave la democracia; no permitamos que el anhelo y ambición de poder de una persona, violente los derechos de los guatemaltecos”, instó.

“Pero sobre todo -añadió-, no permitamos que la unidad de los guatemaltecos sea perturbada a merced de la politización de la persecución penal de los guatemaltecos”.

“Todo lo anterior, lo enmarco en esta fecha histórica para Guatemala que arriba a 196 de vida independiente y soberana, precisamente para que como guatemaltecos, velemos y garanticemos la independencia en su más amplio sentido”, dijo.

Explicó que esto significa: “una efectiva independencia de poderes, una verdadera independencia judicial, y una independencia nacional que garantice nuestra soberanía”.

“Si logramos lo anterior, seremos una sociedad que vivirá con paz social, armonía y respeto”, afirmó.

Confianza en instituciones

El mandatario guatemalteco extendió entonces su visión en lo nacional y regional. Se definió “guatemalteco y centroamericano” y como tal, dijo soñar con una verdadera integración, una verdadera solidaridad regional y una verdadera unión entre hermanos.

Observó no obstante que “esa visión de desarrollo también debe contemplar la unidad nacional, pero basada en la confianza hacia nuestras instituciones y hacia nuestros funcionarios”.

En el plano regional, dijo que precisamente hace 196 años, las provincias centroamericanos “decidimos buscar un nuevo destino: un destino diferente y de bienestar para nuestros pueblos y nuestras sociedades”.

Evocó que esa coyuntura específica y propia de la época permitió “el nacimiento de una nueva vida independiente y autónoma, que los guatemaltecos y centroamericanos debemos defender”.

Por ello, hizo un llamado “para que como guatemaltecos, no nos dividamos como pueblo, no polaricemos el desarrollo de Guatemala y que no nos enfrentemos como hermanos”.

 

 

Compartir