Mildred Morales/Foto Leonel Jiménez

Ciudad de Guatemala, 12 sep (AGN).- El alcalde de la Ciudad de Guatemala, Álvaro Arzú, aseguró hoy, durante una actividad pública y en las vísperas del 196 aniversario de la emancipación política de Guatemala, que la independencia de un país es “un derecho de ser nosotros mismos, algo que nadie puede ni debe cuestionar y menos quitarnos”.

El jefe edil inauguró hoy la remodelación de la Plaza España, en donde pronunció su discurso basado en la libertad que el país centroamericano posee para tomar su propio camino, sin tener que considerar las opiniones de entidades o figuras extranjeras.

“La independencia es más que un deber, es el derecho de ser nosotros mismos, algo que nadie puede ni debe cuestionar y menos quitarnos. No basta con propiciar el desarrollo material, tiene que ser posible la autodeterminación de los pueblos, porque es contradictorio predicar la libertad y progreso y al mismo tiempo intervenir y desatar una lucha institucional por el poder interno, una lucha que saca lo peor de la sociedad”, consideró.

En su discurso, Arzú hizo alusión a la coyuntura nacional y recordó que en las últimas semanas diversas entidades se han dado “a la tarea de debilitar, de minar al señor Presidente (Jimmy Morales) y a las instituciones en nombre de la lucha contra la corrupción”.

A la vez, manifestó que la independencia significa, “el uso de la voluntad y razón, saber exactamente cuál es el camino que debemos seguir, independencia significa que cuando se ataca, cuando se debilita, se falta el respeto de un gobernante se le está faltando el respeto a un pueblo”, dijo.

Agregó que todo Estado que reconoce la independencia de Guatemala debe “respetar” sus decisiones “aunque no esté de acuerdo con ellas”.

El alcalde también dijo que la independencia es soberanía, que nadie está por encima del pueblo y que cada país es diferente y no debe perder su esencia como tal, su tradición, historia, costumbres y memoria.

“Independencia significa, en suma, dignidad, la dignidad que nace del respeto a nosotros mismos”, finalizó el alcalde y expresidente de Guatemala (1996-2000).

Compartir