Madrid, 9 ago (PL) El vigente campeón de la Liga Española de fútbol, el Real Madrid, se atascó nuevamente en su estadio Santiago Bernabéu, al empatar hoy a un gol ante el modesto Levante.

 

Los visitantes dieron la clarinada en el minuto 12, cuando un saque de banda de Iván López llevó el balón hasta el corazón del área, que el siempre eficaz Dani Carvajal perdió de vista y fue aprovechado por Ivi, quien marcó ante un confiado guardameta Kiko Casilla.

La igualada llegó tras un cobro desde la esquina en el minuto 36, Sergio Ramos bajó el balón con la cabeza y Lucas Vázquez lo envió a la red de la portería defendida por Raúl Fernández.

En la segunda mitad el marcador no se movió, pese a los movimientos del técnico blanco Zinedine Zidane, que puso en cancha a ‘la Magia’ Isco y a Kovacic.

Además de dejar escapar dos puntos, el Real Madrid perdió a Benzema, que dejó el campo lesionado poco antes del descanso, con quejas en la rodilla derecha. Su sustituto, Gareth Bale desaprovechó al menos dos ocasiones claras en las que pudo poner delante a los suyos.

En particular, Bale dejó a la grada sin gritar el gol, tras un pase de Ramos, que lo dejó solo ante el meta Fernández, pero no logró disponer bien la pelota en su conducción y terminó disparando con el exterior de su pie izquierdo. Su chut fue desviado por la manopla del inspiradísimo guardameta levantino.

Por otra parte, no pareció buen experimento por parte de Zidane juntar en un mismo costado a dos laterales tan profundos y de amplísimo recorrido como Marcelo y Theo en el once inicial, pues parecieron faltos de metros para explotar como acostumbran y al final el brasileño fue expulsado y el debutante como merengue, desdibujado.

Resultó este el segundo empate consecutivo para los merengues en lo que va de Liga, después del de la segunda jornada contra el Valencia. Entonces los blancos, igualmente a remolque, lograron igualar el marcador cerca del final (2-2), gracias a Marco Asencio, autor de los dos goles madridistas.

Benzema y Bale siguen sin marcar: ni lo hicieron ante el Valencia y ahora tampoco ante el Levante. El aroma de los mediterráneos los dejó secos.

Compartir