Foto tomada de BBC/Reuters
El huracán del siglo devasta Barbuda, roza Puerto Rico con vientos de 295 kilómetros por hora y avanza sin perder su categoría de peligro extremo hacia Cuba y con Florida en el centro de la diana.

Irma pasó este miércoles por la tarde al norte de Puerto Rico con una fuerza descomunal —vientos sostenidos de 295 kilómetros por hora— pero no impactó de lleno en la isla. El ojo del huracán se mantuvo a unos 50 kilómetros de distancia de sus costas prosiguiendo ruta hacia el noroeste a 25 kilómetros por hora.

Antes de medianoche hora local había salido del área tras dejar una víctima mortal, lo que eleva la cifra total de muertos a 11 en las diferentes islas. Unos 900.000 puertorriqueños se han quedado sin energía eléctrica y 2.800 se han tenido que refugiar en albergues. A Puerto Rico le ha pasado rozado la catástrofe y en el centro de la diana de Irma se encuentra Florida de cara al fin de semana. En Miami arranca este jueves la evacuación de unos 100.000 vecinos de la primera línea costera.

Donde ha golpeado de lleno, el efecto de Irma ha sido brutal, aunque sin cifras altas de muertos. La pequeña isla de Barbuda (1.700 habitantes) ha quedado “absolutamente devastada” y nueve de cada diez viviendas están dañadas, según sus autoridades. Allí ha habido un muerto.

La isla ha quedado casi inhabitable tras el impacto del mayor huracán de la historia del océano Atlántico. El panorama de Barbuda desde el aire es de tierra arrasada, según informa la agencia Reuters.

Demolida Barbuda, el huracán, de un tamaño comparable al de Colombia, se cebó en las Islas de San Martín y San Bartolomé, que también han quedado como un campo de batalla: sin agua potable, electricidad y con un 70% de las casas destrozadas. En San Martín han fallecido al menos ocho personas y 21 han resultado heridas y otra persona ha muerto en San Bartolomé.

Lea el informe de la BBChttp://bbc.in/2gJgDyf

Irma ha machacado las islitas orientales del Caribe y ahora enfila hacia territorios mayores. Según la predicción del Centro Nacional de Huracanes de EE UU, su paso este jueves por la isla de La Española (dividida en República Dominicana al este y Haití al oeste) debería ser similar al de Puerto Rico, con vientos fortísimos y gran descarga de lluvia pero con el vórtice pasándole por arriba.

Los dos países están en alerta roja. En Dominicana está activo un plan para albergar hasta 900.000 personas y los complejos hoteleros como Punta Cana o Puerto Plata tienen en marcha los protocolos de seguridad. Haití –el país más pobre del hemisferio– espera a Irma con fe en que su trayectoria noroeste no varíe y quede a salvo de lo peor.

En 2016 el huracán Matthew dejó 573 muertos en este país, que en 2010 sufrió un terremoto trágico que causó alrededor de 300.000 muertos. La protección civil haitiana está evacuando gente de zonas con especial riesgo de inundación y corrimientos de tierras. Los rebrotes de cólera son otra de las amenazas que presentan los desastres climáticos para Haití.

Compartir