Donis Figueroa/fotos: archivo AGN

Ciudad de Guatemala, 15 Ago (AGN).- Cientos de guatemaltecos, principalmente de la capital, celebran y disfrutan de la tradicional Feria de Jocotenango, en honor a la Virgen de la Asunción, la Patrona de Ciudad de Guatemala, que se ha convertido a lo largo de los años en un punto de encuentro en el que se mezcla la religiosidad con el arte culinario.

Cada 15 de agosto los habitantes de la ciudad y de municipios aledaños asisten al Hipódromo del Norte, ubicado en la zona 2 capitalina, donde familias completas comparten y se divierten en los juegos mecánicos, degustan de la comida tradicional y dulces en medio de un ambiente de seguridad.

Miguel Álvarez, cronista de la ciudad, comentó a la Agencia Guatemalteca de Noticias (AGN), que desde sus comienzos la feria se destacaba por la elegancia de las clases altas, que se mezclaban con personas de clases bajas que con sombrero y saco iban descalzas.

Señaló que antes de las reformas durante el gobierno de Justo Rufino Barrios (entre 1873 y 1885), el pueblo era visitado por los vecinos de la capital que concurrían a la avenida de Los Naranjitos (actualmente Simeón Cañas, zona 2), para encontrarse allí con uno de los pocos paseos de la época.

“Antes en Guatemala no había mayores distracciones, el principal foco de atención era la feria, las personas iban a ver a la Virgen de la Asunción, a comer platillos típicos, comprar artesanías y dulces, también a jugar lotería, bailar y divertirse, era una actividad muy concurrida”, recuerda Álvarez.

El cronista agrega que durante la época colonial eran muy importantes las ferias ganaderas, uno de los principales rubros de la economía junto con el añil, por ello la Feria de Jocotenango era un espacio de intercambio ganadero y la actividad religiosa estaba en manos de la cofradía indígena.

Datos plasmados en el Diario de Centro América (oficial), del 11 de agosto de 1932, refiere que, según cálculos estadísticos, asistieron a la Feria de Jocotenango entre 35.000 y 40.000 personas, cerca de una cuarta parte de la población de ese entonces en la ciudad.

Solemne procesión

Como punto medular de esta festividad, hoy martes (día principal), se celebró una misa en la Iglesia de la Asunción, la cual fue presidida por el arzobispo metropolitano, Oscar Julio Vián.

Posteriormente, el anda que portaba la imagen de la Virgen de la Asunción, Patrona de la Ciudad, salió a recorrer las calles y avenidas de la capital, acompañada de los feligreses.

Tradición familiar

Víctor Mush, originario del occidental departamento de Chimaltenango, relató a la AGN que lleva 35 años como vendedor de dulces típicos en las diferentes ferias patronales que se instalan a nivel nacional, pero el negocio que inició su abuelo tiene más de 70 años, lo que han convertido en una tradición familiar.

“Invitamos a los guatemaltecos a que nos visiten aquí en la feria, nosotros vendemos dulces de coco, pepitoria, manías, roscas y otros productos”, dijo.

Manifestó que, en años anteriores, “gracias a Dios”, la venta ha estado muy bien y convocó a las familias a que acudan a disfrutar de las diferentes actividades y que compren sus productos para apoyarlos.

Garantizan seguridad

Jorge Aguilar, portavoz de la Policía Nacional Civil (PNC), dio a conocer que con el fin de garantizar la seguridad a turistas nacionales y extranjeros que visiten la Feria de Jocotenango, la institución puso en marcha un plan desde el viernes 11 de agosto y finalizará el domingo 20 a las 24:00 horas.

El plan de operaciones estratégico va dirigido a implementar diferentes acciones policiales, apoyadas por las comisarías del Distrito Central y unidades especializadas de la PNC.

Se tiene contemplado realizar patrullajes a pie en el interior de la feria para estar cerca de la población que asistirá a esta actividad, al momento de ser necesaria una reacción o ayuda por parte de los policías, explicó.

También se realizarán patrullajes motorizados en los alrededores del Hipódromo del Norte, y se implementaron puestos fijos en puntos estratégicos para minimizar al máximo la incidencia criminal.

Se instaló como parte del plan, un puesto de mando y monitoreo en la Comisaría 11, y otro centro más en cercanías de la feria.

 

Compartir