Marlyn Valdez/Carlos Jacinto

Ciudad Guatemala, 31 jul (AGN).- El gobierno del presidente Jimmy Morales entregó hoy la condecoración póstuma de la Orden del Quetzal en el Grado de Gran Collar al hijo predilecto de Guatemala, Miguel Ángel Asturias, en reconocimiento al Premio Nobel de Literatura que ganó en 1967.

El Presidente manifestó en el acto celebrado en la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores, que tanto el escritor y novelista como Rigoberta Menchú, premio Nobel de la Paz de 1992, “son guatemaltecos que han destacado a nivel mundial”.

Aseguró que ambos “son el orgullo de Guatemala y que no dejará pasar más tiempo para reconocer en vida a Menchú, ganadora del Premio Nobel de la Paz hace 25 años.

“Guatemala ha sido una cuna de ciudadanos ilustres que a través de su aporte han contribuido al desarrollo nacional e internacional”, resaltó Morales en su discurso.

Asturias y Menchú son dos personas privilegiadas que han buscado para Guatemala “la admiración y reconocimiento mundial”, sostuvo el Presidente.

“Hoy me siento honrado de rendirle homenaje post mortem a Miguel Ángel Asturias”, dado que su legado en el campo de las letras “le dieron la gloria a este país cuando fue reconocida su invaluable obra”, dijo.

Manifestó que pese a que han sido décadas desde que ganó el galardón, su legado sigue vivo y “reconocemos, valoramos y exaltamos su grandeza como escritor y novelista guatemalteco y Miguel Ángel Asturias siempre será un hijo ilustre y predilecto de nuestra Guatemala”.

Así mismo, enfatizó que “nos honra como Gobierno su memoria y legado, nuestro país siempre estará orgulloso de este hombre que puso en alto el nombre de Guatemala a nivel mundial”, reiteró.

Recordó que en este año visitó la tumba del escritor, novelista y poeta en París, Francia, y “me sentí más orgulloso al colocar la ofrenda floral como Presidente”.

“Valoremos el talento de nuestro ciudadanos y seamos verdaderos promotores de nuestros valores y nuestra cultura”, dijo al expresar su admiración para los dos premios Nobel que tiene Guatemala.

Miguel Ángel Asturias Amado, hijo del creador de “El señor Presidente” y “Hombres de maíz”, dio que el país siempre estuvo presente en su padre, quien falleció en Madrid en 1974 y cuyos restos permanecen en París.

“A pesar del exilio que vivió la mitad de su vida, Guatemala siempre lo acompañó”, dijo.

Manifestó que su vida y su obra están marcados por la denuncia de injusticia, compromiso social y político con el pueblo guatemalteco, en específico con los mayas, a quienes les dedicó una parte de su obra.

Señaló que en el período del 1944 al 1954 “pude presenciar la quema de libros, entre ellos los de mi padre”, quien fue expulsado del país y le retiraron la nacionalidad, pero fue acogido por Argentina.

En 1966 recibió el Premio Lenin de la Paz y en 1967 fue nombrado premio Nobel de Literatura.

Sus obras están traducidas a al menos 50 idiomas, pero se tiene una deuda pendiente con los mayas, dijo Asturias Amado.

Compartir