Donis Figueroa /fotos: Mingob

Ciudad de Guatemala, 20 jul (AGN).- La “histórica” unión aduanera puesta en marcha en junio pasado entre Guatemala y Honduras, ha beneficiado a las personas y transportistas que cruzan por la frontera de Corinto.

Así lo manifestó Carlos Cordero, subdirector técnico del Instituto Nacional de Migración de Honduras, quien detalló que mensualmente pasan por esa aduana terrestre al menos 20.000 personas.

El funcionario señaló que el tener a ambas autoridades dentro del mismo espacio físico y contar con tecnología de punta ha representado uno de los primeros beneficios para las personas.

Destacó que, al momento de realizar un viaje, ellos solamente se presentan a un punto de control donde proceden al chequeo migratorio de salida de un país y de entrada al otro.

En cuanto a los tiempos que los transportistas utilizan para el paso de sus mercaderías, Cordero expuso que anteriormente se utilizaban 70 horas y ahora, gracias a la utilización de tecnología de punta, se llevan aproximadamente un minuto.

Esto debido a que desde que salen del lugar de origen ya vienen con toda la regulación que se necesita y al pasar por las casetas en la frontera todo es más expedito y eficiente.

Además, manifestó que para poder ingresar a cualquiera de los dos países, el documento que necesitan los ciudadanos hondureños es la tarjeta de identidad cuando son mayores de edad y para el lado de los guatemaltecos el pasaporte o Documento Personal de Identificación (DPI).

Resaltó también que cuando desean ingresar a su país menores de edad el documento a presentar, únicamente y de forma obligatoria, es el pasaporte.

El procedimiento

Cordero explicó que el procedimiento para los guatemaltecos es presentarse en la primera ventanilla donde se encuentra el oficial de migración de Guatemala para registrar su salida del país.

Luego pasan con un oficial de migración de Honduras, donde serán atendidos con un sistema biométrico en el cual se validan las huellas digitales de las personas y se les toma una fotografía para el reconocimiento facial, que garantiza la identificación única de las personas a través de sus huellas dactilares, ya registradas pueden ingresar con toda libertad a Honduras.

Compartir