Foto: Samuel Flores

Ciudad de Guatemala, 15 jul (AGN).- El presidente Jimmy Morales se reunió hoy con sus ministros para analizar las acciones a emprender a partir del lunes frente al complejo tema de la atención para las carreteras, agravado la víspera como consecuencia de nuevos hechos de corrupción que involucran a empresas que ya cuentan con proyectos adjudicados.

El presidente Morales expresó su preocupación por la posibilidad de que proyectos actualmente en desarrollo queden paralizados ante las nuevas investigaciones que realizan los entes responsables.

“Necesitamos accionar con prontitud porque la población está demandando que este tema sea atendido”, dijo el mandatario a sus ministros a quienes instruyó coordinar una salida que permita hacer frente al tema.

Durante la reunión, celebrada en Casa Presidencial al término del desfile en honor al 20 aniversario de la Policía Nacional Civil (PNC), los ministros aportaron criterios en cuanto a posibles soluciones jurídicas en proyectos específicos.

Este domingo quedó programada la realización de una mesa técnica, con participación de los ministerios de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda (CIV), Finanzas y de la Secretaría General de la Presidencia para formular recomendaciones que serán evaluadas el lunes en la reunión de Gabinete General.

Entre las observaciones aportadas por los ministros figura una propuesta para que el desafío se convierta en una oportunidad para el fortalecimiento de las instituciones a cargo de la infraestructura, especialmente de la red vial.

Tras las revelaciones hechas el viernes por los entes de investigación, el presidente Morales externó su preocupación este sábado durante una gira de trabajo por Chiquimula con motivo de una reunión con alcaldes y gobernadores de los departamentos de Chiquimula, Zacapa, Izabal y El Progreso.

“No podemos seguir deteniendo las obras de las carreteras que tenemos que reparar, porque la gente ya no puede transitar en las condiciones actuales”, advirtió el mandatario en su mensaje ante la población.

Dijo que, de ser necesario, recurriría al Ejército para ofrecer las respuestas que está esperando la población.

“Por primera vez -lo voy a decir y ojalá que la ley me pueda amparar-, si es necesario, voy a sacar al Ejército a las calles para hacer el trabajo de bacheo de los hoyos, si no me dejan trabajar de otra forma”, dijo.

El mandatario aclaró: “Quiero que sepan que no estamos en contra de la lucha contra la corrupción, somos los que abanderamos esa lucha, pero un puesto de trabajo perdido significa una familia con hambre”.

“Una familia con hambre implica violencia, migración, desorden, implica que el niño no vaya a la escuela y que nuestra gente no se desarrolle”, puntualizó.

 

Compartir