Donis Figueroa/ fotos: Mingob y Marvin García

Ciudad de Guatemala, 15 jul (AGN).- La transición de Policía Nacional (PN) a Policía Nacional Civil (PNC), en julio 1997, fue el punto de partida para lograr que esta institución no solo se modernizara, sino que fuera más profesional, humana y de acercamiento ciudadano.

Ángel Antonio Conte Cojulún, exdirector de la extinta PN y de la actual PNC, destacó que fue fundamental para Guatemala la etapa de transición porque se fortaleció el poder civil, así como la función del Ejército en una sociedad democrática, concluyendo en conformar un cuerpo de seguridad especializado y uno democrático.

Cojulún, quien actualmente es asesor de seguridad de la Presidencia del Organismo Judicial (OJ), dijo que los cambios aportaron mucho porque “nos ganamos el respeto de la ciudadanía”.

Por su parte, José Antonio Tzubán Gómez, subdirector general de la unidad de Prevención del Delito de la PNC, comentó que la primera promoción fue de 3.000 agentes, de los cuales algunos siguen ejerciendo y otros ya fallecieron.

Foto. Marvin García

“Fui parte de la primera promoción de la PN a la Policía Nacional Civil y definitivamente el cambio es evidente porque antes no exigían alto grado educativo”, explicó Tzubán.

Agregó que “actualmente los aspirantes tienen pensum cerrado en alguna universidad, nuestra Policía ha cambiado y ha sido para bien, porque existe personal joven, por eso es de catalogar a la PNC como profesional”, resaltó.

A través del decreto 11-97 del Congreso de la República, se fusionaron los dos cuerpos de ese entonces, que eran agentes de la Guardia de Hacienda y la Policía Nacional, para que el 17 de julio de 1997 comenzara el funcionamiento de la PNC, la cual tiene una fuerza de 37.000 elementos, quienes son los responsables de garantizar la seguridad de los más de 16 millones de guatemaltecos.

Compartir