Este viernes, en un acto que se celebra en el Palacio Nacional de la Cultura, el gobierno del presidente Jimmy Morales lanza la Política Nacional de Prevención de la Violencia, ahora, en una acción sin precedentes, integrándole la Estrategia Nacional de Prevención de la Violencia y el Delito. La Agencia Guatemalteca de Noticias (AGN) publicó la noticia el 27 de abril, con base en una entrevista al viceministro de Gobernación, Axel Romero. Considerando la importancia del tema, la compartimos con su fecha, texto y formato original.

Amafredo Castellanos / Foto: Carlos Jacinto (SCSPR)

Ciudad de Guatemala, 27 abr (AGN).– Guatemala trabaja por la reformulación de la Política Nacional de Seguridad, ahora con un enfoque sin precedentes, que articulará la Estrategia Nacional de Prevención de la Violencia y, también, los programas de desarrollo social como factores operadores de la prevención, informó hoy una fuente oficial.

“Es un nuevo enfoque de seguridad, en el que hay una bisagra entre la política de desarrollo y la política de seguridad. La prevención es la bisagra, es el elemento articulador”, dijo a la Agencia Guatemalteca de Noticias (AGN) Axel Romero, viceministro de Prevención de la Violencia y el Delito.

Romero hizo el planteamiento durante la reunión del Gabinete Específico de Desarrollo Social que se cumplió este jueves en el Palacio Nacional de la Cultura, encabezado por el vicepresidente Jafeth Cabrera.

El funcionario dijo que la propuesta podría concluirse en julio para ser sometida a la consideración y eventual aprobación del Gabinete Específico de Desarrollo Social y del Consejo Nacional de Seguridad.

Comentó que para tal fin se creó un comité articulador integrado por la Secretaría de Política Criminal del Ministerio Público, la Secretaría del Gabinete Específico de Desarrollo Social, la Secretaría Técnica del Consejo Nacional de Seguridad y el Viceministerio de Prevención de la Violencia y el Delito.

Actualmente, Guatemala cuenta con una Política Nacional de Seguridad, aprobada en 2012, pero se plantea su reformulación, integrando, por primera vez, la visión de la prevención y el desarrollo social.

Romero dijo que desde esta estrategia, “la prevención debe operar para disminuir la causa que genera la violencia y está relacionada con la generación de oportunidades para jóvenes”.

Consideró que “los programas para atender situaciones de prevención de violencia en los territorios, bajo este enfoque, ya existen”.

Se trata de programas para promover oportunidades para jóvenes y estos los tienen los diferentes ministerios e instituciones. En gran medida, son aquellos que puedan ayudarlos a conseguir empleo porque para ellos representa “un problema grande”.

Citó como ejemplos Beca-empleo e Inserción Juvenil del Ministerio de Trabajo; Capital Semilla, del Ministerio de Economía; además de Jóvenes Protagonistas, antes llamadas Escuelas Abiertas, del Ministerio de Desarrollo Social.

“Son tipos de programas que ayudan a la causa”, dijo Romero al advertir que en zonas vulnerables los jóvenes son “estigmatizados” y no encuentran oportunidades de empleo por vivir en un área marginal.

“Queremos ver qué hay, qué hay dentro del Gabinete Social, para que podamos llevar los programas a territorios vulnerables o de violencia”, señaló.

Agregó que las políticas de seguridad plantean nuevos programas, pero representarían “un doble costo”. Por eso, consideró que la estrategia se implementaría “con lo que ya existe”.

Comentó que en el caso del programa Jóvenes Protagonistas, este es “clave” y la propuesta es que “se reactive, lo potencialicemos y funcione en zonas vulnerables”.

UNESCO alienta estrategia

Julio Carranza, representante del Fondo de las Naciones Unidas para la Ciencia y la Cultura (UNESCO), quien participa en las reuniones del Gabinete Social, elogió la propuesta que calificó como “excelente”. Consideró que se trata de un tema que debe ser apoyado como una “prioridad”.

Compartir