Ciudad de Guatemala, 13 jul (AGN).– Un trabajo de inteligencia de la Policía Nacional Civil (PNC) permitió hoy evitar -a través de una requisa con resultados positivos- una posible acción armada que pudo terminar en la pérdida de vidas humanas en el interior de la cárcel de alta seguridad conocida como “El Infiernito”, en la Granja de Rehabilitación Canadá, en Escuintla, informó hoy una fuente oficial.

“El resultado de la operación fue evitar muerte de guatemaltecos que seguramente hubieran ocurrido de no accionar oportunamente”, dijo Francisco Rivas, ministro de Gobernación, a la Agencia Guatemalteca de Noticias (AGN).

De acuerdo con la hipótesis preliminar, el armamento encontrado iba a servir en un “enfrentamiento” entre los internos, dijo el funcionario.

Indicó que en esa prisión permanecen líderes de la pandilla “Barrio 18”, por lo que estos serían los responsables de haber ingresado el armamento para ejecutar algún tipo de “plan” contra rivales.

En “El Infiernito” hay más de 260 reos de alta peligrosidad, incluyendo a 164 pandilleros de esa estructura trasladados el 22 de febrero.

La requisa permitió encontrar escondidas en una de las caletas cuatro granadas de fragmentación, una pistola calibre 9 milímetros, dispositivos celulares, chips de las tres compañías operadoras de telefonía móvil, además de armas blancas.

Rivas dijo que la requisa se inició a las 4:00 horas de este jueves mediante una coordinación institucional con la participación del Ministerio de Gobernación, la PNC y la Dirección del Sistema Penitenciario (DSP).

En la acción participaron más de 500 agentes, tanto de la PNC como de la DSP y fue ejecutada luego de confirmarse “indicios” de que en ese penal se estaban cometiendo o preparando actos “ilícitos”, explicó el ministro.

Precisó que para lograr confirmar los hechos fue vital el trabajo de inteligencia a través de la Dirección General de Inteligencia Civil (DGIC).

Compartir