Ciudad de Guatemala, 6 jul (AGN).- El Gobierno de Guatemala anunció hoy que respetará la ley y cumplirá lo dispuesto por la Corte Suprema de Justicia (CSJ) en el caso del proyecto minero San Rafael, en los departamentos de Jalapa y Santa Rosa.

Las dos licencias (exploración y explotación) fueron dejadas en suspenso por la CSJ que otorgó un amparo provisional a la oenegé Centro de Acción Legal Ambiental y Social (CALAS) contra el proyecto.

El Ministerio de Energía y Minas (MEM) emitió este jueves un comunicado informando a la población que fue notificado de la resolución el miércoles. En el documento expone que esa cartera cumplió con lo establecido por la Constitución, leyes ordinarias y sus reglamentos, además de haber promovido el diálogo.

La resolución deja en suspenso la licencia Lext 015-11 (explotación) y Lext 089-08 (exploración) del proyecto minero San Rafael.

Ante lo anterior el MEM manifiesta, textualmente, lo siguiente:
1. Que esta cartera ha cumplido con lo establecido en la Constitución Política de la
República de Guatemala, leyes ordinarias y sus reglamentos vigentes.
2. Que es respetuoso de la ley y que se cumplirá con lo dispuesto en la resolución de
la CSJ.
3. Que se ha realizado procesos de diálogo en las comunidades de influencia al
proyecto minero y que se ha logrado la convivencia entre la minera y la población
desde el año 2012, lo que ha permitido conocer y atender las necesidades que las
comunidades han expresado.
4. Que la Minera San Rafael ha cumplido ante el Estado con las obligaciones
correspondientes a pagos de canon de superficies, regalías obligatorias y
voluntarias que ascienden a Q42.5 millones.
5. Que es importante recordar que la consulta debe realizarse de buena fe, en forma
previa e informada a comunidades indígenas afectas concretamente en el área
de influencia del proyecto, extremo que la misma Corte de Constitucionalidad ha
confirmado en la sentencia del caso Oxec y que en el presente caso, en el área
de influencia de dicho proyecto, no se determina población indígena según el
estudio de impacto ambiental aprobado por el MARN.

Compartir