En esta imagen cortesía de Gleason Partners LLC se ve una proyección digital del concepto de muro fronterizo, desde el lado estadounidense, que incorpora paneles solares al diseño. El presidente Donald Trump dijo que quiere colocar paneles solares en su prometido muro fronterizo - un plan que afirma ayudaría a pagar la construcción del muro y le añadiría atractivo estético. La idea también fue propuesta por una de las compañías que presentó diseños de prototipos al gobierno. La oferta presentada por Gleason Partners LLC, con sede en las Vegas, propone cubrir secciones del muro con paneles solares para proveer electricidad para alumbrado, sensores y estaciones de patrulla a lo largo del muro. Gleason dijo que la venta de electricidad a las empresas de servicios públicos podrían cubrir los gastos de construcción en un máximo de 20 años e insinuaron que también podría vendérsele electricidad a México. (Gleason Partners LLC via AP)

Por JILL COLVIN ,  Associated Press
WASHINGTON, 22 jun  (AP) — El presidente Donald Trump quiere añadir paneles solares al muro que prometió en la frontera con México, un plan que afirma ayudará a pagar la construcción de la barrera y le daría un atractivo estético.

“Estamos pensado en construir el muro como muro solar, para que genere energía y se pague solo”, dijo Trump en un mitin la noche del miércoles en Cedar Rapids, Iowa. “De esta forma, México tendrá que pagar mucho menos. Eso es bueno, ¿cierto?”.

Trump había presentado previamente la idea de paneles solares durante un encuentro privado con miembros republicanos del Congreso hace días, pero es la primera vez que discute el concepto en público.

“Muy buena imaginación, ¿cierto?”, dijo Trump durante el mitin, en el que presentó el plan como “mi idea”.

Pero no es así en realidad.

La noción de añadir paneles solares al muro fronterizo fue presentada en un editorial publicado en el Wall Street Journal en marzo pasado. Vasilis Fthenakis, director del Centro para el Análisis del Ciclo de la Vida de la Universidad de Columbia, y Ken Zweibel, exdirector del Instituto Solar en la Universidad George Washington, concluyeron que “no solo era viable técnica y económicamente, sino que podría ser mucho más práctico que un muro tradicional”.

Dijeron que un muro solar de 3.200 kilómetros (2.000 millas) podría costar menos de 1.000 millones de dólares, en lugar de las decenas de miles de millones de dólares de un muro fronterizo tradicional, y que posiblemente se convertirá en algo “sumamente redituable”. Los autores estudiaban el concepto que presentaron el mexicano Homero Aridjis y James Ramey en la publicación online World Post en diciembre.

El concepto también fue propuesto por una de las compañías que presentaron diseños para el gobierno como prototipos de muro fronterizo.

La propuesta que presentó Gleason Partners LLC, con sede en Las Vegas, incluía cubrir algunos sectores del muro con paneles fotovoltaicos para proveer de electricidad para alumbrado, sensores y estaciones de vigilancia a lo largo del muro. Gleason dijo que la venta de electricidad a las empresas de servicios públicos podría cubrir el costo de la construcción en un máximo de 20 años e insinuó que también se podría vender energía a México.

El socio gestor Thomas Gleason dijo que no estaba seguro de que su compañía siga en la contienda por obtener la licitación, pero añadió: “Logramos nuestro objetivo, que era que el presidente se diera cuenta de que existe esa posibilidad”.

El portavoz del Departamento de Seguridad Nacional, David Lapan, dijo que nadie de la dependencia había compartido con la Casa Blanca las propuestas recibidas, aunque muchas de las compañías solicitantes han hecho públicos sus proyectos.

Pero los comentarios de Trump podrían generar preguntas sobre si intentaba interferir con lo que se supone es un proceso contractual reglamentado. El gobierno ha seleccionado a los finalistas de las licitaciones para construir prototipos del muro en San Diego, y se prevé que pronto se haga un anuncio de los ganadores.

Durante su campaña, el mandatario prometió la construcción de un muro impenetrable a lo largo de la frontera con México, que sería fabricado de acero y concreto.

Pero desde que tomó posesión ha encontrado mucha resistencia y el Congreso se ha mostrado reacio a financiar el plan.

Trump ha sostenido desde hace tiempo que México pagará el muro, aunque México se ha negado tajantemente. El mandatario estadounidense insiste en que incluso si los contribuyentes cubren los gastos por anticipado, eventualmente se obligará a México a reembolsar el monto de alguna manera.

El jueves, Trump publicó en Twitter: “México acaba de ser catalogado como el segundo país más muertes violentas en el mundo, solo detrás de Siria. La causa principal es el tráfico de drogas. CONSTRUIREMOS EL MURO”.

Aparentemente, Trump se refería al reporte que difundió en mayo el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos, un centro de investigación con sede en Londres.

Sin embargo, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, cuyas cifras más recientes datan de 2015, indica que existen al menos nueve países con una tasa más elevada de homicidios que México. Y en esa lista no se incluyen las tasas de países en conflicto como Afganistán y Siria, de donde no se contaba con una cifra.

Durante su campaña, Trump describió en repetidas ocasiones a la energía solar como “muy, muy costosa” y que “no funciona tan bien”. Pero el miércoles dijo a los presentes que la frontera entre Estados Unidos y México es uno de los pocos lugares en donde “(la energía) solar realmente funciona” debido al sol y al calor.

“Además creo que también se vería hermoso”, añadió. “Eso estaría bien”.

Gleason dijo que no le molesta que Trump se quede con el crédito por su idea.

“Se puede quedar con todo el crédito siempre y cuando haga un muro solar”, añadió.

Compartir