Gente manifestándose en la plaza del Parlamento contra la coalición de gobierno entre el Partido Conservador y el DUP tras las elecciones británicas, en Londres, el sábado 10 de junio de 2017. (AP Foto/Tim Ireland)

.Con AP Fotos.
LONDRES, 11 jun (AP) — El secretario británico de Exteriores, Boris Johnson, negó el domingo estar conspirando para derrocar a la primera ministra, Theresa May, que vio debilitada su posición por el desastroso resultado del Partido Conservador en las elecciones del jueves.

Sin embargo, el futuro de May seguía en juego mientras intentaba finalizar un acuerdo con un pequeño partido norirlandés para reforzar a su gobierno en minoría.

El exsecretario del Tesoro George Osborne _despedido por May el año pasado_ la describió como “una mujer muerta que camina”, mientras que el líder de la oposición, Jeremy Corbyn, dijo que estaba preparado para competir en otras elecciones en cualquier momento.

Johnson, uno de los políticos más populares del Partido Conservador, tachó de “estupidez” un artículo en el Mail on Sunday que se titulaba “Boris se prepara para lanzar su candidatura a primer ministro mientras May se aferra al puesto”.

“Apoyo a Theresa May. Sigamos trabajando”, dijo el secretario.

Los conservadores perdieron su mayoría parlamentaria en las elecciones del jueves. La mandataria había convocado la votación anticipada en un intento de reforzar su posición antes de las conversaciones de salida con la Unión Europea. En lugar de eso, ha dejado el gobierno británico sumido en el caos apenas unos días antes de la fecha de inicio de las conversaciones, el 19 de junio.

El partido de May obtuvo 318 escaños, 12 menos de los que tenía antes de la votación y ocho menos de los 326 necesarios para tener una mayoría simple. Los laboristas superaron sus expectativas al conseguir 262 escaños.

Muchos conservadores destacados dijeron que May debería quedarse por el momento para dar estabilidad. Pero pocos creen que pueda quedarse más de unos pocos meses.

“Creo que su posición, a largo plazo, es insostenible”, señaló la legisladora conservadora Anna Soubry a Sky News. “Simplemente no veo cómo puede continuar a largo plazo”.

El partido ha pedido el apoyo del Partido Democrático Unionista, de Irlanda del Norte, para mantenerse en el poder.

Aunque la oficina de May anunció el sábado que se había alcanzado un principio de acuerdo, ambas partes aclararon después que siguen negociando.

Downing Street dijo esperar un acuerdo para la semana que viene, después de que el Parlamento vuelva a reunirse.

La alianza ha provocado incomodidad entre los más modernizadores del partido en el gobierno. El DUP, por sus siglas en inglés, es un grupo conservador en el ámbito social contrario al aborto y al matrimonio homosexual, y que tuvo lazos con milicias paramilitares protestantes durante los conflictos religiosos en Irlanda.

Compartir