Redacción AGN/AC / Del Archivo de la AGN (*)

París/Ciudad de Guatemala, 9 jun (AGN).– El presidente de Guatemala, Jimmy Morales,  aprovechó su estadía en París, Francia, para visitar el Cementerio Pére Lachaise para depositar una ofrenda floral a la memoria del escritor guatemalteco Miguel Ángel Asturias, Premio Nobel de 1967.

Los restos del laureado se encuentra en ese cementerio donde el mandatario guatemalteco recordó algunos fragmentos de sus principales obras literarias.

Al acto acudió el alcalde adjunto de la Ciudad de París, Patrick Klugman, y también se contó con la presencia de funcionarios de Gobierno, así como miembros del sector privado que se encuentran en París participando en actividades de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

El presidente Morales estuvo acompañado de la primera dama de la Nación, Patricia Marroquín, y por su ministro de Relaciones Exteriores, Carlos Raúl Morales, entre otros.

Este 9 de junio se cumplen 43 años del fallecimiento del novelista guatemalteco.

El Presidente guatemalteco hizo referencia a Asturias durante la conferencia de prensa conjunta que ofreció el jueves con su homólogo francés Emmanuel Macron, tras una reunión en el Palacio del Elíseo, residencia oficial del mandatario de Francia.

“Fue el ganador en 1967 del Premio Nobel de Literatura. Sus restos están aquí en París”, dijo, al tiempo de informar que el Gobierno de Guatemala se proponía realizar algunas actividades en su honor.

El Ministerio de Cultura y Deportes declaró el 2017 como el Año del Cincuentenario del Premio Nobel.

Falleció en Madrid a los 74 años. Vivió su niñez y juventud en Guatemala. Fue periodista. Posteriormente tuvo varias estancias en París, donde se asoció al movimiento surrealista. Tras sufrir el exilio, en 1965 recibió el Premio Lenin de la Paz, en la Unión Soviética, dos años antes de ser reconocido con el Nobel de Literatura.

Sus obras más conocidas son: Hombres de Maíz (1949), Leyendas de Guatemala (1930), pero principalmente El Señor Presidente (1946).

Es considerado un novelista y poeta del realismo mágico, comprometido con la situación del indígena y campesino de su país.

Antes, el mandatario guatemalteco conoció documentos históricos dejados como legados por el Premio Nobel de Literatura en el Departamento de Manuscritos de la Biblioteca Nacional de Francia.

/Nota de archivo, originalmente publicada por la AGN el 9 jun. 2017/

Compartir