Elmer Telón Galdámez/Marvin García

San Marcos (Guatemala), 28 may (AGN).- Los niños de la aldea Villarreal del municipio de Tajumulco retornaron con entusiasmo a las clases bajo la protección policial después de casi tres semanas de ausencia por los enfrentamientos con Ixchiguán.

Las perforaciones de las balas perdidas en las paredes del centro educativo son las testigos mudas que los niños observaban con curiosidad en su vuelta a las clases.

Los dos municipios del departamento suroccidental de San Marcos, fronterizo con México, se encuentran bajo estado de sitio desde el pasado 11 de mayo debido a los enfrentamientos entre ambos por problemas de límites territoriales.

Luis Rodríguez Gómez, alumno de cuarto grado de primaria de la Escuela Rural Mixta Aldea Villarreal, limpiaba el inmueble cuando llegaron cámaras de medios de comunicación. Con el resto de compañeros rodearon al camarógrafo con el propósito de ver de cerca la cámara.

Luis fue uno de los niños elegido para dar su testimonio sobre lo que sentía de volver a la escuela. “Estoy feliz porque terminó la guerra, estuve asustado, pero ahora vinieron policías y soldados a cubrirnos”, dijo.

Similares palabras tuvieron sus compañeros, todos hablaban de una guerra.

El mismo día Estiven Sacarías Tomas, de 12 años, también había regresado a su escuela en la aldea Las Brisas, en Tajumulco, pero su caso era distinto.

Un día antes había regresado a la casa que tuvo que abandonar junto a su familia el uno de marzo pasado, fecha en la que fueron expulsados de la comunidad varias familias.

“Yo siento gozo por regresar a mi escuela, estoy contento, pero tengo una preocupación: Ya no quiero que nos vengan a sacar de nuestra casa”, dijo el infante.

 

MAGL8064

El director de la Liga de Higiene Mental de Guatemala, Marco Antonio Garavito, consultado sobre la problemática que puede afectar a la niñez de Tajumulco e Ixhiguán a causa de la confrontación entre ambos municipios, lo cual llevó al presidente Jimmy Morales a declarar e, estado de sitio por 30 días, manifestó que “lamentablemente no se puede hablar de niñez en riesgo, sino vulnerable”.

“Me sorprende que no haya presencia de instituciones humanitarias, en otros conflictos regionales la Cruz Roja ha tenido un papel importante, también me gustaría ver una mayor presencia de autoridades que garanticen la vigilancia, control y resguardo de la integridad y atención de los menores”, señaló el experto.

Garavito considera que el tema de la niñez debe ser parte de un estudio profundo para propiciar la paz en la región.

“De lo contrario los efectos de crecer con el sentimiento de antagonismo y división con los otros seguirá profundizándose en los municipios que ya vienen practicando esta herencia durante 83 años”, advirtió.

Puntualizó que se deben crear incidencia a través del Ministerio de Educación y campañas de sensibilización usando los medios locales con el fin de propiciar la paz y la reconciliación de lo contrario se seguirá dividiendo a la sociedad del futuro desde ya.

Compartir