This handout computer generated image released by CARTIVATOR Resource Management on May 15, 2017 shows the flying car dubbed 'SkyDrive'. Toyota has its sights set on a Blade Runner future as the Japanese automaker backs a move to launch a flying car in time for the Tokyo 2020 Olympics. The company is giving about 42.5 million yen (375,000 USD) to the Cartivator project, which is developing the three-wheeled sci-fi car that relies on drone technology to take flight. / AFP PHOTO / CARTIVATOR Resource Management / Handout / RESTRICTED TO EDITORIAL USE - MANDATORY CREDIT "AFP PHOTO / CARTIVATOR RESOURSE MANAGEMENT" - NO MARKETING NO ADVERTISING CAMPAIGNS - DISTRIBUTED AS A SERVICE TO CLIENTS == NO ARCHIVE

FOTO: Esta imagen generada por ordenador liberada por CARTIVATOR Resource Management el 15 de mayo de 2017 muestra el coche volador llamado SkyDrive. Toyota tiene sus objetivos establecidos en un futuro Blade Runner como el fabricante de automóviles japonés respalda un movimiento para lanzar un coche volador a tiempo para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. La compañía está dando alrededor de 42,5 millones de yenes (375.000 USD) al proyecto Cartivator, que está desarrollando el coche de tres ruedas de ciencia ficción que se basa en la tecnología de aviones no tripulados para tomar vuelo. / AFP PHOTO / CARTIVATOR Gestión de Recursos / Folleto / RESTRICTO A USO EDITORIAL – CRÉDITO OBLIGATORIO “AFP PHOTO / CARTIVATOR RESOURSE MANAGEMENT” – NO HAY MARKETING NO CAMPANAS PUBLICITARIAS – DISTRIBUIDO COMO SERVICIO A CLIENTES == NO ARCHIVO

Tokio, Japón | AFP | lunes 15/05/2017 –

El gigante automovilístico japonés Toyota decidió participar en la financiación de un proyecto de auto volador desarrollado por un grupo de jóvenes ingenieros, que sueñan con que su aparato encienda la llama olímpica de los Juegos de Tokio en 2020.

Este grupo, nacido en 2012 bajo el nombre de Cartivator, anunció este fin de semana que reunió una ayuda de 42,5 millones de yenes (cerca de 345.000 euros) para los tres próximos años de 15 compañías del grupo Toyota, incluido el propio constructor.

Los ingenieros implicados, procedentes de diferentes empresas, dicen desarrollar este auto futurista bautizado “SkyDrive” en su tiempo libre. “De aquí a 2018 prevemos terminar un prototipo”, precisa Tsubasa Nakamura, responsable técnico de Cartivator, para quien el objetivo es “encender la llama en la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de 2020”.

“Queremos crear un mundo en el que cualquiera pueda volar en el cielo en cualquier momento para 2050”, con la finalidad de desatascar el transporte urbano, en particular en los países desarrollados donde el número de automovilistas está llamado a dispararse, explican los defensores del proyecto.

“Para concretar nuestra visión se necesita un pequeño auto volador capaz de despegar y aterrizar verticalmente, sin necesidad de pistas especiales”, añaden.

“SkyDrive”, de 2,90 m de largo por 1,30 m de ancho, podrá volar a 100 km/hora a una altura de 10 metros y rodar sobre tres ruedas a 150 km/h, con un único conductor-piloto a bordo, según los detalles del programa colgados en internet.

Otras grandes empresas han empezado a imaginar recientemente autos voladores. El servicio estadounidense de reserva de autos con conductor Uber anunció en abril una serie de asociaciones gracias a las cuales espera realizar de aquí a 2020 las primeras demostraciones de un sistema futurista de transporte a la demanda, utilizando pequeños aparatos aéreos.

Al cofundador del gigante de internet estadounidense Google, Larry Page, también le seduce la idea y respalda proyectos en este sentido, como también lo hace el grupo europeo Airbus.

anb/kap/at/ra/age

© Agence France-Presse

Compartir