Donis Figueroa/DF

Ciudad de Guatemala, 11 abr (AGN).- La consagrada imagen de Jesús Nazareno del templo de La Merced recorre este Martes Santo el Centro Histórico de la capital guatemalteca y bendice a los feligreses a su paso por las calles y avenidas de la ciudad.

El fervor y la devoción son perceptibles entre los miles de fieles católicos que abarrotaron el recorrido del anda procesional, en medio de un ambiente de respeto y el olor a incienso y corozo, característicos de la época.

Orlando Aguilar, párroco de la iglesia de La Merced, detalló a la Agencia Guatemalteca de Noticias (AGN) que, a diferencia de los demás cortejos, el anda de Jesús Nazareno de La Merced no está arreglada, sino que a su paso los mismos devotos la adornan con las flores de todo tipo que le ofrendan.

Es el único día que Jesús de La Merced sale con esa sencillez, la cabellera hace remembranza a tiempos pasados, con canelones más largos y sueltos, la corona y el resplandor de plata son muy antiguos al igual que la cruz”, explicó el sacerdote.

Agregó que la tradición del recorrido tiene más de 300 años y se remonta a tiempos inmemoriales cuando en la ciudad de La Antigua Guatemala se tomó la decisión de que la imagen saliera a las calles el Martes Santo.

unnamed (2)

Gran fervor

Pese a que la procesión conocida como “La Reseña” es el cortejo más pequeño de la Semana Mayor en el país centroamericano, el gran fervor de los fieles se hace evidente con la masiva participación en las calles aledañas al templo.

El anda de la imagen de Jesús Nazareno es llevada en hombros por 56 cargadores que participan en los 22 turnos del recorrido. La procesión también es acompañada por la imagen de La Santísima Virgen de Dolores, San Juan y Santa María Magdalena.

El clérigo del templo de La Merced llamó a los guatemaltecos a mantener la fe y el respeto hacia los demás durante esta época de reflexión, pasión y muerte de Jesucristo.

El llamado que hago es que no exista la violencia, hay que respetarnos, se ha perdido mucho la esencia de la familiaridad y de ser un pueblo cercano para con los demás, hay que buscar a Dios y respetar a nuestros semejantes para que reine la paz”, manifestó el sacerdote.

unnamed (6)

Compartir