Donis Figueroa/Conferencia Episcopal

Ciudad de Guatemala, 15 mar (AGN).- La Conferencia Episcopal de Guatemala (CEG) solicitó hoy a las autoridades investigaciones “pertinentes” por la tragedia registrada el pasado 8 de marzo en el Hogar Virgen de la Asunción, que causó la muerte de 40 niñas y adolescentes por intoxicación y quemaduras graves.

Demandamos como toda la sociedad guatemalteca las investigaciones pertinentes, la justa penalización de los responsables y la urgente elaboración de medidas preventivas para que no ocurran de nuevo este tipo de hechos”, dijo Gonzalo de Villa y Vásquez, presidente de la CEG.

El obispo agregó que durante la segunda reunión plenaria, los obispos manifestaron su “profunda pena” y cercanía con las víctimas del siniestro, tal y como el domingo pasado lo hiciera desde Roma el papa Francisco.

Señaló que se trató de un acontecimiento “abominable” que no debiera haberse dado y que tampoco puede permitirse nuevamente.

La juventud es el tesoro de la Iglesia, de la sociedad, no solo el futuro sino el presente de Guatemala, vivamos todos la responsabilidad familiar y social y eduquemos en ellas a nuestros amados jóvenes”, expresó el Obispo.

Así mismo expresó que “nos mueve en esta manifestación de dolor pero también de esperanza el llamado del papa Francisco a cuidar a nuestros jóvenes, pues ellos son la ventana por la que entra el futuro del mundo”.

Anunció que al cumplirse los nueve días de la tragedia, el arzobispo metropolitano, Oscar Julio Vian, oficiará una misa para recordar y pedir al Creador por las almas de las menores fallecidas.

Compartir