Foto: Marvin García (SCSPR)

Ciudad de Guatemala, 10 mar (AGN) – El presidente Jimmy Morales dijo hoy que como resultado de un esfuerzo interinstitucional, entre octubre y diciembre pasados, 300 niños albergados en el Hogar Virgen de la Asunción se habían devuelto a sus familias, como parte del interés de desinstitucionalizar a los menores ante posibles riesgos.

Esta fue una de las explicaciones ofrecidas por el mandatario durante una entrevista con CNN en español la noche de este viernes.

Detalló que el centro llegó a tener 839 menores, por lo que a mediados de 2016 se empezó un proceso para devolver a la normalidad a los niños, lo cual señaló como el principal “objetivo del Estado”.

Hizo ver que entre los meses indicados, se logró desinstitucionalizar a 300 de ellos, pero advirtió que éstos representan apenas el 5 por ciento de 6.000 niños, niñas y adolescentes bajo resguardo del Estado.

Estos avances, sin embargo, perdieron efecto porque “también hay órdenes judiciales en enero que hacen que de 500 el número de menores en ese hogar volviera a crecer a 650”.

Este dato fue considerado como lamentable por el entrevistador, Fernando del Rincón, quien dijo que “entonces hay fallas en todos lados del sistema”.

La debilidad del sistema fue precisamente el tema planteado por el presidente Jimmy Morales a lo largo de la entrevista y que, señaló, obliga a la necesidad de plantear “reformas”.

El presidente ofreció esta explicación ante la pregunta acerca de por qué no se cerró el centro cuando lo ordenó la jueza Verónica Galicia.

“No es algo que se pueda hacer de la noche a la mañana”, indicó el mandatario guatemalteco. Hizo ver que una orden de juez requiere en Guatemala en relación con este tema de un proceso de trámites en el que intervienen instituciones como la Procuraduría General de la Nación (PGN), la Secretaría de Bienestar Social (SBS) y el propio Organismo Judicial (OJ).

Recordó que muchos niños, niñas y adolescentes que permanecen en ese hogar, sufrieron violaciones en el seno del hogar por parte de algún familiar y que por eso “debieron ser traídos” por el Estado, mediante una acción a cargo de esas mismas instituciones.

Recalcó que el problema también se deriva de que estos niños que llegan al refugio por causas de desprotección, abusos o violencia intrafamiliar, se convierten en sujetos de riesgo porque allí también son enviados menores en conflicto con la ley.

Eso motivó a su gobierno a la búsqueda de soluciones, indicó.

“Responsabilidad de Estado”

Por todo ello, el mandatario reconoció que en las fallas del sistema que se tradujeron el martes en una fuga masiva y un día después en una tragedia causada por un incendio hay “responsabilidad”, pero advirtió que no se trata de un “crimen de Estado”.

En el caso de las responsabilidades por la muerte de las niñas en el incendio, el mandatario dijo que estas deberán ser deducidas por el Ministerio Público (MP) en la investigación correspondiente. “Eso es lo correcto”, indicó.

Compartir