Amafredo Castellanos

Ciudad de Guatemala, 5 mar (AGN) – Guatemala avanza y lo hace “en mucho”, percibe el embajador de Alemania, Harald Klein, en referencia a los temas prioritarios para el país centroamericano y entre los que cita el fortalecimiento de las instituciones, el diálogo y la lucha contra la corrupción, publicó hoy un diario local.

“Se ha avanzado en mucho. Ha habido voluntad y una aspiración de mejorar las condiciones de vida y democracia, aunque todavía falta trabajar algunos elementos de los Acuerdos de Paz”, dijo Klein en una entrevista que publica el diario Prensa Libre.

No queda claro a quien atribuye el diplomático esa “voluntad”. Entre las preguntas, el diario no incluye ninguna sobre el balance respecto al trabajo del presidente Jimmy Morales y su aporte para propiciar tales “avances”.

No obstante, en la entrevista se denota que atribuye al Ejecutivo una buena parte del mérito.

“Se ha mejorado. Admiro los esfuerzos que se hacen para tener instituciones más serias, estables y estructurales”, expresa.

Además, subraya que la responsabilidad para mejorar: “No depende del Ejecutivo, depende de la disposición de participar. Puede venir de la sociedad civil o cualquiera, pero las partes deben estar dispuestas a discutir y no excluir posiciones ni opiniones a favor del progreso del país. Se requiere de acciones o no se avanzará”.

Refuerza esta idea con su impulso al diálogo y al encuentro para lograr ese propósito, por lo que formula algunas recomendaciones.

“Se necesita más diálogo entre los grupos sociales, instituciones y personas. Hay que escuchar más, antes de actuar. Buscar acuerdos que son escenciales para una visión compartida del futuro de Guatemala”, expresa.embajador Alemania 1 copiaFavorece la apertura para tener aliados, pero sugiere primero asegurar consensos: “Se deben tener aliados, pero para eso se debe discutir, superar las resistencias y negociar”.

Advierte que: “No hay instituciones ni personas que tengan cien por ciento la razón, hay que ceder ciertas cosas, convencer, presentar los beneficios y escuchar lo que dice el otro”.

En cuanto a los otros organismos del Estado, el embajador Klein urge su fortalecimiento como uno de los “temas prioritarios para Guatemala”.

“Fortalecer las instituciones de la democracia como el Congreso, la Corte Suprema de Justicia, Procuradurías y Fiscalía. Hay que hacerlas menos dependientes de personas, porque generan conflicto”, expresa.

“Aquí se discute mucho -plantea- qué personas son las que deben ir a las instituciones, si tienen intereses personales o de grupos, pero lo que debe estar en el centro es la funcionalidad de la institución”.

Corrupción, una enfermedad

En la entrevista, el embajador alemán destaca el trabajo de la Comisión Internacional Contra la Impunidad para Guatemala (CICIG) y el Ministerio Público (MP) en la lucha contra la corrupción y lo califica como “importante”.

“Hay que demostrar que la corrupción es una enfermedad mortal para la democracia. Hay que lograr no solo la investigación de casos, sino que también las consecuencias, demostrar a la sociedad y concienciar que no solo es un delito, sino un riesgo, y si cometemos actos delictivos, pasará algo”, señala.

Advierte no obstante que “los casos que se investigan no son solo el problema” ya que “se requiere educación, conciencia, sistema judicial adecuado y persecución de abusos”.

“Además -subraya- hay que establecer una cultura de servicio público, no es solo en el Estado, es en todos lados, pero allí es donde más llama la atención”.

Esfuerzos institucionales en recaudación tributaria

El diplomático expresa admiración respecto a los esfuerzos institucionales para mejorar la recaudación tributaria y anima a continuarlos con base en la recuperación de la confianza en el Estado.

“Se ha mejorado. Admiro los esfuerzos que se hacen para tener instituciones más serias, estables y estructurales. Lo más grande acá es la informalidad, para superarlo se necesita confianza en el Estado y las instituciones. A nadie le gusta pagar impuestos, pero hay que pagar”, dijo.

Advierte que “éste es un proceso, no es fácil cuando hay historia de corrupción, es dinero público, el tema de recaudación también es un tema complicado porque no es tan grande”

“Hay -amplía- una informalidad muy grande, no el pequeño vendedor de galletas, sino estructuras grandes que, sí contribuyeran, buena parte del déficit y del problema sería solucionado. Comparto -concluye- la necesidad de aumentar la cuota, no tanto de recaudar más de los mismos, sino buscar a los que no pagan”.

Compartir