Mildred Morales/Óscar Dávila

Ciudad de Guatemala, 31 ene (AGN).- En los últimos cuatro años, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) ejecutó 62 proyectos de desarrollo rural y fortalecimiento institucional en Guatemala.

La FAO presentó hoy un análisis de los resultados conseguidos en los últimos cuatro años, con el propósito de conocer el alcance de las intervenciones, su impacto, las rutas a seguir y dar cuenta a los cooperantes sobre la ejecución de los 11 millones de dólares que se invirtieron en las 62 iniciativas.

De la totalidad de programas, 25 fueron nacionales, 32 regionales y 5 globales. El 72 por ciento de los proyectos estuvo encaminado al tema agropecuario, con el apoyo del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (MAGA).

ORDL7020“Es muy importante ver el apoyo que ha tenido la FAO durante todos estos años, ver que ha garantizado la cooperación focalizada. La evaluación nos ayuda a tomar decisiones certeras para saber hacia dónde tenemos que dirigir parte del trabajo del MAGA”, reconoció el titular de la cartera, Mario Méndez Montenegro.

De acuerdo con Anelie Solal-Celigny, gerente de evaluación de la FAO, en dicho período se impulsó la Ley Probosques, la formulación y la implementación del PAFFEC, la adecuación de la Política Agraria 2011-2015, la aprobación de la Política de Riego y Gobernanza del Agua, así como la aprobación del incentivo de ley 4944, relativo a la alimentación escolar.

Además, las intervenciones se enfocaron en mejorar las condiciones de vida de los participantes e impulsar procesos de desarrollo a nivel territorial, por medio de buenas prácticas agrícolas para los huertos familiares, el programa de alimentación escolar, la recuperación del sistema agroforestal, entre otras medidas.

“Siempre hemos trabajado de la mano con la FAO, pero creo que ahora más que nunca tenemos que hacerlo, ya que la ruta la tienen muy clara y podemos unificar esfuerzos para lograr el objetivo final, que es realmente beneficiar a la gente de infrasubsistencia”, consideró Méndez.

Para contribuir a mejorar las condiciones de millones de guatemaltecos, la FAO recomendó, entre otras cosas, continuar con el apoyo a las políticas y labor de abogacía, ampliar los espacios de reflexión y aprendizaje y asegurar la adecuación del diseño de los proyectos y programas al entorno sociocultural.

Compartir