Mildred Morales / Foto: Alejandro Sandoval

Ciudad de Guatemala, 14 ene (AGN).- El 14 de enero de 2016, la actual administración recibió las arcas del Estado bajo una escenario financiero lamentable, con una serie circunstancias urgentes a solucionar, que durante 2016 se fueron corrigiendo y encaminando con el propósito de “ordenar la casa”.

En una entrevista con la Agencia Guatemalteca de Noticias (AGN), el ministro de Finanzas, Héctor Estrada, se refirió al laborioso proceso de recuperar la funcionalidad de Guatemala, a través de acciones administrativas que contribuyeran a mejorar la situación del país centroamericano.

Como parte de los resultados, de lo que Estrada denomina como “ordenar la casa”, está la viabilización del presupuesto, la recuperación institucional del ente recaudador, la gestión transparente, la recuperación de capitales, entre otros.

¿Había una gran incertidumbre en la viabilidad financiera del gobierno con el presupuesto con que comenzó 2016 y su situación financiera?

Para hacerlo muy resumido, teníamos un presupuesto por un Congreso saliente, no, con ningún control por parte del partido de gobierno, que nos dejaba un saldo de caja de un año muy difícil para el gobierno de 2015, saldo de caja negativo en cerca de Q 1.400 millones de quetzales, en devengados no pagados, dificultades para pagar y cubrir las necesidades sueldos y nóminas pendientes en el mes de enero, y además, veníamos con una autoridad tributaria estancada, en decadencia, de alguna forma con poca credibilidad, origen de todo el escándalo que acabó con el gobierno anterior, que no crecía en la recaudación, nos permitía ver que teníamos de un presupuesto de 70.000 millones de quetzales, una brecha de aproximadamente Q 4.000 millones de ingresos tributarios se podían ver hacia el final del año, otros Q 4.500 millones de quetzales que no estaban garantizados del financiamiento público, porque necesitaban de requerimientos de aprobación adicional por parte del Congreso, y otros Q 1.500 millones que estaban en fuentes no ejecutables.

Por lo tanto, yo le digo a las personas que empezamos con Q 10.000 millones de quetzales de agujero el presupuesto de 2016 y esa era la perspectiva con la que empezamos el año, lo cual hubiera implicado una contención del gasto tremenda y muchas dificultades para hacer gobernable al país.

Encontrar estas condiciones no permitía un ejercicio que transmitiera lo que el ciudadano esperaba, ¿cómo se enfrentó?

Lo fuimos enfrentando por capítulos y partes del engranaje. Parte número uno era el tema de la autoridad tributaria. Estábamos clarísimos que sin una recuperación o un cambio de dirección en el tema de SAT no íbamos a ningún lado.

Entonces, en la primera reunión pública, el presidente fue al Congreso, lo acompañamos el primero de febrero de 2016, él planteó una propuesta de ley para viabilizar el presupuesto, que de alguna manera viabilizara las fuentes y el financiamiento público y planteaba tres retos: la modernización de la ley orgánica de la SAT. Eso, lo abordamos en dos momentos, primero un cambio administrativo directivo, se renovó el directorio de la institución, se cambió al superintendente, se cambió básicamente todo el liderazgo, a nivel de gerentes e intendentes de la institución. En un proceso acompañados por la cooperación internacional se hizo una alianza con el FMI, BID, Banco Mundial, la oficina del Tesoro de Estados Unidos, para hacer todo un proceso de administración y gestión operativa, y se inició un proceso para la creación de una nueva ley orgánica de la SAT, lo cual llevó finalmente en el mes de julio a la aprobación de la ley orgánica de la SAT que incluye temas importantísimos que tenían diez años de venirse organizando como el tema de acceso a la información bancaria con propósitos fiscales, un directorio mucho más compacto, más ágil, una entidad con una mayor carrera profesional.

Entonces, yo diría que con un primer capítulo que fue con un cambio gerencia, un cambio operativo y un cambio de dirección, se transformó la dirección que traía la SAT y de venir creciendo 1% interanual, vamos a cerrar el año creciendo casi al 9% interanual y con una brecha que va a ser tal vez de decenas de millones de quetzales, no de miles de millones de quetzales, como se planteó originalmente. Entonces, se cerró esa brecha, pero más que todo se cambió la percepción de la institución, se logró cambiar la dirección de la institución, y en vez de seguir como veníamos, arrancamos el 2017 con una institución que se viene fortaleciendo y haciendo más ágil, con todavía algunos retos pendientes en el servicio al contribuyente, y algunos temas adicionales de aduanas, pero ya con una institución cambiada. Eso fue paso número uno.Gobierno Abierto 800

¿Cómo fue el proceso de la viabilización presupuestaria?

En el tema de viabilización presupuestaria, pues hubo que acudir al congreso para liberar las fuentes de financiamiento y poder garantizar el financiamiento completo del presupuesto. Paralelo a eso, para poder abaratar el financiamiento público, salimos nosotros con una emisión de eurobonos, de US$ 700 millones que se colocó a la tasa más baja histórica, 4,6%, y al spread también más bajo histórico, versus bonos del tesoro de diez años de Estados Unidos, eso, junto con un esfuerzo fuerte que hicimos de apretar y manejar las subastas en la parte local.

La emisión de eurobonos nos ahorra unos Q 140 millones de quetzales al año en servicio de deuda, y en haber reducido un 0.6% en promedio la colocación de bonos locales, que nos permite un ahorro de unos Q 60 millones de quetzales al año. Con lo cual reducimos en Q 200 millones el servicio de la deuda anual, en las mismas condiciones de colocación.

Entonces, ¿cómo iniciará el 2017?

Limpiamos prácticamente todo, que eran deudas registradas, pusimos al día todos los temas laborales, y ya logramos administrar mucho mejor la segunda parte del año, de tal modo que arrancamos el 2017 en una situación no de holgura financiera, pero sí en la capacidad de poner a funcionar al gobierno no en abril como ha pasado en otros años sino a partir de enero, con disponibilidad financiera, y capacidad de dar respuesta y una recaudación que es sólida y que avanza con fuerza.ministro finanzas entrevista 2

Entonces pienso que es una situación bien diferente con la que estamos terminando el año, versus como comenzamos, habiendo trabajado en esos tres ejes, en la parte específicamente de manejo financiero y la viabilidad financiera del gobierno.

¿Qué factores convergieron para poder avanzar?

Creo que lo que ha marcado mucho esta administración ha sido la transparencia, se vio un equipo nuevo, se vio bien a las personas que iban a formar parte de los equipos, en la administración tanto de Finanzas como de la autoridad tributaria, se generó confianza con los organismos internacionales, se alinearon fuerzas para trabajar todos en la misma dirección en un solo objetivo que era cada quien le toca un rol específico para hacer el rescate y la capacidad operativa de la autoridad tributaria, y también la consistencia del presidente de siempre decir: prioricemos el gasto en lo más importante.

La banca multilateral ha brindado mucho apoyo y se puede ver en los montos aprobados, versus otros países de la región, las calificadoras de riesgo, todos han dicho en Guatemala está pasando algo interesante, se le da un espaldarazo importante al país, y eso creo que ha sido parte de la credibilidad que ha generado el presidente.

¿Hubo un momento de desfallecimiento donde se cree que no se podrán hacer los cambios?

Yo diría que al principio fue cuando se veía la cosa más compleja. Cuando ya empieza a ver uno los números realmente, a ver que la recaudación está realmente estancada, no fue un efecto de la caída del precio del petróleo sino que es una organización que está muy afectada, y sin un cambio radical no va a levantar, entonces las proyecciones de la brecha se hacen más grandes en los primeros dos meses de lo que finalmente pensábamos, y también entender que se dependía del Congreso para lograr una viabilización poder liberar toda la capacidad financiera pública y otro de los momentos más duros ha sido la debilitación que ha tenido del Ejecutivo de herramientas.

¿Cuáles son ahora las principales metas para 2017?

Primero que todo, avanzar en el proceso de trasformación en el tema de compras y contrataciones donde realmente logremos hacer que se habiliten muchas más instituciones.

Dos, no perder la dinámica que se trae con la autoridad tributaria debemos seguir subiendo la carga tributaria con más inclusión, inclusión de la base facilitando ese liderazgo que el ministerio de finanzas recuperó y trajo más cerca de la SAT este año y mantenerlo.

También tenemos unos objetivos muy bonitos en el tema de la deuda pública y la profundización del sistema financiero,  con la emisión de bonos con registro en cuenta que es  los bonos que pueden comprar cualquier guatemalteco.

Y también, en el tema de transparencia seguir avanzando con temas de transparencia fiscal habilitando mejores sistemas en Guatecompras, avanzando en Guatenóminas, y teniendo más instituciones.

Y por último para mí el que transforma digamos el país que es la implementación de este presupuesto multianual que el ejercicio no sea cada año, sino que tengamos una propuesta legal, operativa y tecnológica que  nos permita si bien aprobar el presupuesto 2018, dejarlo amarrado con una pieza del 2018, 2019, 2020 o del 2021 de una manera mucho más sólida de lo que se hace actualmente  y con eso logremos darle más claridad a las políticas públicas de medio plazo.

¿Cuál es el plan de trabajo para 2017?

Bueno el primer mes es muy intenso en el tema de cumplir con lo que está en el presupuesto,  nos pusimos  un presupuesto muy ambicioso en el tema de gestión por resultados,  planificación estratégica de parte de los ministerios y realmente generar una visión más estratégica en funcionamiento  del aparato público.

Luego durante los primeros  dos trimestres  mantener y lograr avanzar contundente avanzar en el tema multianual porque ya junio se cierra el ciclo digamos del presupuesto multianual, porque si se cierra en 2018 se cierra lo de los siguientes años entonces es importantísimo avanzar en los primeros 6 meses con eso.

Tenemos el resto más tiempo en el año para ir apoyando e implementando mejores sistemas de compras ya implementados, las instituciones públicas el fortalecimiento de la dirección de compras y contrataciones, implementación de los registros nuevos que establece la ley y la habilitación de los sistemas de compras y contrataciones más agiles.

Y también durante el año que es un proceso más orgánico durante todo el año, irle dando forma a esa nueva  autoridad  tributaria con todas las nuevas metas, fortalecer la recaudación aduanera, la recaudación local, también el tema de ayuda doméstico, la ampliación de la base tributaria   entonces el acompañamiento a SAT siria yo es un proceso más del año completo, de consolidar los equipos  , la contratación de gente, la inversión de tecnología que va permitir realmente ver un autoridad transformada y que presente un mejor servicio a los contribuyentes .

ministro Minfin año fiscal 2016

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir