Foto: estrategia&negocios

San Salvador, 12 ene (EFE).- Una red centroamericana de narcotráfico que operaba desde El Salvador fue desarticulada en las últimas horas del miércoles con la detención de cuatro personas y con el allanamiento de varios inmuebles, informó hoy a Efe la Fiscalía.

La fuente identificó a los detenidos como Teresa Guadalupe Colato, Gustavo Mauricio Alvarenga, Marco Antonio Serrano y José Luis Jovel Martínez.

En el proceso penal que afrontarán los detenidos por tráfico de drogas y agrupaciones ilícitas también se incluirá a José Samuel Menjívar, que guarda prisión por otros delitos.

La Fiscalía señaló que durante los allanamientos en la capital y en las localidades centrales de Pachimalco, Soyapango y Santa Tecla “se ha decomisado abundante evidencia”, vehículos y armas de fuego.

Dicha red era dirigida, de acuerdo con el ente judicial, por el expolicía salvadoreño José de la Cruz Claros Amaya, detenido el 10 de enero en Guatemala y que es requerido por Estados Unidos por un delito de narcotráfico.

El director de la Policía, Howard Cotto, explicó hoy mismo que existen ordenes de captura contra otras dos personas ligadas a la estructura, pero que tienen información que han salido de la región.

Cotto detalló que las investigaciones contra esta red iniciaron a mediados de 2016 cuando la Policía detuvo un vehículo que ocultaba 122 kilogramos de cocaína y se detuvo a un hombre, dicha operación se había mantenido en secreto por las autoridades.

“En investigación logramos determinar la participación de nueve salvadoreños en esta red, que tenía vínculos para el tráfico internacional de drogas con diferentes países de Centroamérica”, detalló el jefe policial.

Según un informe del Departamento de Estado estadounidense presentado en marzo de 2016, el 90 % de la cocaína que llegó al país norteamericano en el primer semestre del 2015 pasó por Centroamérica.

El documento señala que en El Salvador las bandas utilizan lanchas motoras y barcos comerciales para introducir drogas ilegales a lo largo de la costa del país y para proveer gasolina a los barcos que se dirigen al norte.

Además, en la autopista Panamericana los narcotraficantes recurren a autobuses y camiones para pasar contrabando.

En 2016, las fuerzas de seguridad se incautaron de más de 10 toneladas de narcóticos prohibidos, de los que 9.988,71 kilogramos fueron cocaína y 635,54 kilogramos de marihuana. EFE

Compartir